El guaperas brasileño Victor Ferraz mete un folladón a Drew Dixon a pelo con su enorme rabo y le suelta una preñada | Fucker Mate

Dripping Ass

Un video viral en internet. Así comenzó todo, así comenzó el interés de Drew Dixon por esos tres tios brasileños que aparecían en él, jugando con sus grandes miembros viriles semiduros, zarandeando las morcillas arriba y abajo, escondiéndolas entre sus muslos simulando tener un coñito peludo, haciendo aspavientos con sus pijas y sus pelotas, mostrando al mundo lo bien dotados que estaban.

Cada vez que lo visionaba, deseaba estar entre esas tres pollas, ponerlas duras y abrir el culo para que uno a uno se la metieran, especialmente el chico que estaba en medio, el rubito, Victor Ferraz, con esa carita de ángel, con sus ojazos de color claro, siendo la envidia de sus amigos porque era el que la tenía considerablemente más gorda.

Después de buscar su contacto, logró quedar con él y ahí estaba ahora, a cuatro patas sobre la cama regalándole el culo, con ese pedazo de brasileño indomable completamente desnudo y empalmado, mostrando una verga que ni había podido soñar, el triple de grande que cuando la meneaba en el vídeo, veintidós centíemtros de barra libre, grabando el momento, hablando a la cámara en un idioma que no entendía del todo, seguramente diciendo a sus amigos que con esa enorme polla se iba a follar a pelo ese precioso culo.

Al sentir su tranca caliente perforando el agujero, ese meneo inconfundible de caderas que sólo un brasileño puede hacer, al escuchar ese “gustoso” mientras lo penetraba, Drew se sumergió en un estado de felicidad que jamás había experimentado con ningún otro hombre. Eso es lo que quería, un tio que gozase con su culo y que no parase de expresar con gestos, gemidos y palabras lo bien que se lo estaba pasando.

Se la empinó hasta el fondo, hasta juntar las caderas con sus nalgas. Primero suave, acariciándole el trasero, abriendo hueco, dejando que su gordísima y ajustada polla se fuera abriendo camino entre esas paredes apretadas. Una vez abierto el camino, le apresó del cuello con las manos y se lo zumbó a pelo machacándole a pollazos.

Se la sacó del culo y se subió a la cama, poniéndole la gigantesca verga delante de la cara. Había tres clases de tios. Los que la tenían acorde con su envergadura, los que la tenían más pequeña de lo que se espera y los que por su constitución física ni de coña esperas que tengan un rabo tan grande entre las piernas. El de Victor era una cosa exagerada.

Cilíndrica, larga, muy gorda, hermosa, con un cipote descapullado, descomunal y brillante, Drew comió más de la cuenta atragantándose con ella. Esa polla dormidita que se contoneaba delante de sus amigos, se había convertido en una auténtica bestia. Encima de guapo y pollón, estaba bien bueno el cabrón, para comérselo todo.

Pocas veces recordaba Drew que un tio le hubiera sacado unas arcadas merecidas, pero la polla de este chaval le estaba dejando alucinado. Era un cerdaco que disfrutaba del sexo. Agarró a Drew por el cuello en plan coleguita, se puso de lado y empezó a meterle la polla por la boca, metiéndola y sacándola a su antojo, dándole y quitándole el caramelo.

Le dio unas buenas hostias en la cara a mano abierta, después empujó con la tranca directa hacia su garganta y Drew soltó una pedazo arcada con el miembro rellenando su boca, que las babas salieron pringando entre sus labios y al sacársela una hilera de saliva se quedó colgando entre su boca y el rabo, que se había quedado bien lustroso.

Miró hacia arriba, vio esa carita guapa y atractiva y le entraron ganas de volver a esforzarse por comerle todo a ese hombrecito. Le tumbó sobre la cama y siguió devorando su enorme polla, mientras el muy cabrón jugueteaba con el ojete de su culo, pasando la pierna entre las suyas e intentando meterle el dedo gordo del pie dentro del agujero.

Para ser tan jovencito, se ve que no sólo tenía un buen arma entre las piernas, sino que aparte de saber manejarla como un poli de pro, se le daba bien calentar al otro tio y crear un ambiente a su alrededor para que los que estaban allí y los que pudieran estar viéndolo se pudieran cachondos.

Victor volvió a ponerse detrás de él. Le acicaló el ojete lubricándolo lo justo para hacer resbalar la polla hacia su interior sin complicaciones. Al sentir su cipote caliente, a Drew le entró una risa incontrolable, de esas de un loco. Estaba loco por esa polla. Menudo rabo tenía le cabrón para follarse todos los culos que quisiera y Drew estaba más que encantado con poder disfrutar de ella y de que su culazo fuera uno de los afortunados.

Sus manos calientes y grandes otra vez rodeando su cuello, el plas plas de la follada poniendo la banda sonora a ese folladón. Drew echó un vistazo atrás y se volvió loco al mirar el cuerpazo y la carita de ese tio que no paraba de zumbárselo. Qué guapo era y qué ganas tenía de dárselo todo. Una vez más le taladró a pollazos por detrás con una energía desmedida.

Dispuesto a conocer los límites de ese zagal brasileño, Drew fue andando de rodillas al centro de la cama y elevó el culo, obligando a Victor a subirse encima y a cobijar las nalgas entre sus muslos para meterle la polla. Le taladró el agujero de un pollazo y se sentó encima, aplastando los huevacos contra la raja del culete, dejándole insertados esos veintidós centímetros de rabo durante unos segundos.

Como si le leyese el pensamiento, Victor se echó saliva en la mano y junto con la polla le metió los dedos simulando que otro tio se la metía. De unos dedos, pasó a meterle todos y Drew, que estaba besando las sábanas sin poder ver nada, imaginó que tenía a sus otros dos colegas del vídeo, igual de bien dotados, perforándole el ojal.

El chaval sabía cómo manejarse sobre una cama y encima con culazos tan exigentes y por los que no habían pasado pocas pollas como el de Drew. Hicieron el amor bocarriba cara a cara. Drew agarró del culazo a ese guaperas que se abalanzó sobre él y se dejó follar mirando su carita, sintiendo su aliento, los fuertes gemidos que exhalaba cuando se le arremetía con fuerza.

Después de ese ratito de amor incontrolable en el que ambos se regalaron, Victor se echó hacia atrás y alardeó de miembro, perforando el ojete con su mastodóntica verga, haciendo que Drew se abriese por completo de piernas.

Había una cosa que Drew no iba a dejar pasar. Cabalgarse a un chaval así de chulazo era una necesidad. Se sentó sobre sus piernas, se insertó el pollón dentro del agujero y comenzó a saltar sobre su miembro, masturbándole toda la tranca con el culo. Victor, que todavía estaba cargado de energía, no pudo aguantar estar tan pasivo durante más de un minuto, así que sacó toda la rabia que llevaba dentro y le metió una follada desde abajo cascándose los huevos.

Drew se puso de lado sobre la cama, pajeándose mientas Victor se acoplaba detrás de él metiéndole el rabo a pelo. Le miró los ojazos, el meneo incesante de su cuerpo, de su precioso culo de futbolista y soltó toda la leche por la polla, recogiendo con el puño y los dedos la leche y llevándosela a la boca.

Eran pocos los chicos a los que Drew dejaba hacer lo que estaba a punto de hacer, y ese cabronazo le había gustado demasiado como para no dejar que se diera el gustazo de hacerlo. drew se dio unas palmaditas en el culo, dando indicaciones al chaval para que siguiera metiéndosela y a continuación le dijo que le preñase. Victor, alucinado y emocionado, fue a por todas. Se vino arriba y siguió follándole el culo sin descanso hasta que le vino el gustillo y se corrió dentro de él.

Una vez hubo descargado toda la pesada carga de sus cojones, retiró la polla y unos lefazos blancos y espesos salieron del orificio resbalando por su culo. Dreww se pasó una mano por el agujero bien abierto y recogió el esperma con los dedos para saborearlo en su boca como si fuera un manjar, la salsa del pollo que queda en el plato después de habrse puesto las botas comiendo. Relajadito y con ese guaperas recién corrido al lado de él, Drew se quedó más a gusto que un arbusto, con el semen de ese chulazo rezumando por su ojete, bien preñado.

 VER A VICTOR Y DREW EN FUCKERMATE.COM

 VER A VICTOR Y DREW EN FUCKERMATE.COM

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar