El jovencito Matthew se va de cruising y termina follado a pelo por los chulazos Vito y James Huck en el bosque | BROMO

Double the Raw, Double the Fucking

A su edad, el jovencito Matthew sabe que hay chavales de su instituto que quedan para ver guarradas en el móvil y hacerse pajas por las tardes. A él le encantaría hacerlo también, pertenecer a un círculo de hombres que se sacan las mingas y se masturban en comunión, pero es demasiado tímido como para acercarse a esos gamberros a pedírselo.

Cuando se hace pajas se envalentona. Cuando ve a todos esos tios follando en las escenas, se pregunta por qué no él también y entonces una pequeña fierecilla indomable sale a relucir, la misma fiera que le impulsa a abrir la app de contactos, a quedar con tios para comer rabos o para dejarse follar. Pero entonces se corre y la fiera se desinfla, cancela los encuentros furtivos poniendo excusas y todo se desvanece.

Ahora o nunca, parece pensar un finde en que lo han dejado solo en casa. Aprovecha el momento en que la fiera sale a su encuentro y se va al bosque por donde sabe que los chicos hacen cruising. Nadie tiene por qué conocerlo, mucho mejor así. Abandona la ropa junto a la base de un árbol y se queda completamente desnudo, con la pija tiesa, anudándose una venda en los ojos, esperando que algún hombre, que algún desconocido se acerque.

Escucha el crujido de las ramas. Las pisadas de un tio que se acerca. Alarga el brazo y lo que toca le gusta. Unos pectorales peluditos y fuertes. Como si llevara esperando semanas que un chavalito así se adentrara en las fronteras de lo desconocido, Vito lo agarra con fuerza, le obliga a agacharse y atrae la cabeza dle chaval hacia su polla y sus huevos aplastándola contra ellos, rebozándole las napias y los morros por encima.

Matthew siente su primera polla caliente entrando por su boca, desvirgándole la garganta. Al principio se asusta, se ahoga, intenta respirar, pero enseguida aprende a comportarse como la buena putita que lleva dentro. La venda se le cae de los ojos y puede ver al chulazo al que le está comiendo el rabo. El sonido de la mamada hace que otro tio por la zona se acerque.

A Vito le viene de puta madre la compañía, porque mientras James Huck infla la boca del chaval a pollazos, él se dedica a darle por el culo a pelo. Un culito prieto, tan virgen, tan suavecito. El chaval, todavía de pie, gime con la polla del otro tio dentro de la boca y se mece con los pollazos. Vito lo tumba de lado en el césped y se lo folla por detrás.

Solo cuando él ha saciado sus ganas, deja que James recoja el testigo de ese culazo. Vito deja que Matthew apoye la cabeza en su torso mientras James se lo folla. Hora de dar el bibe a la putita. Matthew chupa, sigue chupando y Vito no piensa avisar cuando se corra. El chaval se encarga de zurcirle el rabo hasta que estalla y le deja los morros blancos, como si de verdad acabara de tomarse el biberón.

Al verlo, James se contagia de las ganas de correrse, saca la polla del culo del chaval y le pringa de lefa los huevos y el culo. Matthew le mira fijamente, con los morritos de leche. Los dos se levantan. Sus culos de machote están llenos de paja y hierba. Matthew les mira mientras se van, con los rabos colgando entre las piernas. Se pasa una mano por la raja del culo recogiendo el esperma de un tio mientras hace pucheros en la boca con el que le ha dejado el otro chulazo dentro. Ahora el sabor de los cojones de varios machos impregna todo su cuerpo.

VER DOUBLE THE RAW, DOUBLE THE FUCKING EN BROMO.COM

VER DOUBLE THE RAW, DOUBLE THE FUCKING EN BROMO.COM

Mostrar más
Botón volver arriba