Tendencia

Dale tu culo, puta sucia! Bam Bam el musculoso machote peruano empotra a Sofian | Bravo Fucker

Un masajista profesional habría anunciado a bombo y platillo sus servicios, pero Sofian no pretendía ni ser profesional ni mucho menos que cualquier tipo de hombre pisara la sala de masajes en que había convertido su habitación. Sí, era una puta cama con una almohada, pero a mucha honra, que además el árabe tenía muy buenas manos y mejor culo.

Esa mañana se había recorrido la ciudad a lo largo del margen del rio donde solían salir a correr por las mañanas unos tiarrones con unos cuerpazos que lo flipas. Después de haber repartido más de veinte tarjetas a los que más le molaban, supuso que alguno caería en su cuenta y así fue, recibió una llamadita de su primer cliente. No podía esperar para estar posando sus manos, haciéndolas resbalar sobre puro músculo.

La pija se le puso bien dura y el culo se le hizo pepsi cola cuando el chicarrón peruano, rubito, con piercing, guapísimo y musculoso Bam Bam se presentó en su habitación. Recién venía de correr, todo sudado y una chaqueta azul se ajustaba a la perfección sobre el contorno de cada protuberancia de su cuerpo. El pantalón lo mismo, marcando un paquete así redondito, como si la polla le diera la vuelta a los cojones y formase ese bulto que propicia a meter un buen agarrón de paquete con la palma de la mano, agarrando carne de macho.

Cuando se quitó la chaqueta, Sofian tuvo que contenerse las ganas de romperse los pantalones allí mismo y ofrecerle el culo. Menudo torso tenía, voluminoso, potente, de empotrador. Para calmarse, le hizo ponerse boca abajo sobre la cama. No mirarle directamente a los ojos, hizo que Sofian pudiera recrearse mejor sin ser visto y admirar cada parte de ese irresistible cuerpazo. Le bajó un poco los pantalones para darle mejor el masaje y lo que descubrió le volvió loquito. Un culo fuerte, grande, que deseaba agarrar a dos manos antes de acabara la tarde.

El chaval, confiando en que estaban entre machos, se levantó para ponerse aún más cómodo quitándoselo todo. El rabo colgando, totalmente desnudo, volvió a coger sitio en la cama. De lo a gustito que estaba, se fue quedando dormido, no sin antes darse la vuelta. Sofian no podía creerlo. Ante sus ojos tenía a un tio buenorro en bolas, dormido y a medida que pasaba el timepo la polla se le iba hinchando, seguramente debido a algún profundo sueño erótico que estaba teniendo.

Sin pedir permiso, le ofreció el mejor de sus servicios a la carta por el que por supuesto no pensaba cobrarle, se lo iba a dar todo de gratis. Le masajeó los laterales del torso unas cuantas veces intentando decidirse y al final lo hizo, se agachó, le pegó unos lametones en el frenillo y se metió la durísima polla de Bam Bam por la boca. Bam Bam terminó despertando y en lugar de retirarle, le cogió la cabeza con sus fuertes manos y le obligó a tragar a fondo.

Sofian se puso a cuatro patas y ese machote detrás de él. Empezó a darle palizas de polla en la raja del culo, le separó las piernas como si fuese de juguete y se la coló por el ojete. La fuerza que tenía el cabrón empalando el rabo era de aúpa, tanta que Sofian terminó besando las sábanas de su propia cama y ahora, rendido, podía sentir cómo los enormes cojones de Bam Bam resbalaban por la parte baja de sus nalgas.

El tio le hizo subir. Todavía lo tenía detrás, dándole duro. Arropó su cuerpo con sus grandes brazos y se lo siguió follando a su antojo. Bam Bam acercó la boca a su oreja para decirle que le iba a meter toda la leche por el culo. En ese momento Sofían se corrió de gusto sin manos, mientras la dote de ese campeón peruano se escurría entre sus piernas.

VER AHORA LA ESCENA EN BRAVOFUCKER.COM

VER AHORA LA ESCENA EN BRAVOFUCKER.COM

Botón volver arriba
Cerrar