Jugando con el culito suave de Brad Hunter y su gigantesca polla en el sofá | Bentley Race

Debería haberlo adivinado antes. Si el chico tiene los brazos largos, las piernas largas y pies grandes… pues eso. Brad Hunter tiene un semblante confiado, sonriente y sereno, muy seguro de que lo que tiene entre las piernas te va a molar y mucho.

Se sienta en el sofá con las piernas abiertas y los gayumbos puestos. Se dibuja la preciosa forma de una banana dentro, tan larga que le da la vuelta y se le mete por el culo. Debe ser muy grande lo que tiene ahí para que los huevos tengan que escapar por los lados. Está claro que algo los desplaza hacia fuera. Por fin se la saca y ves triple, porque entre las dos piernas hay una más, colgando, gruesa, tan larga que casi le llega hasta la mismísima rodilla.

Crece gordísima, como de la circunferencia de un brazo desde la base y se va haciendo algo más fina, no mucho más, a medida que se acerca al cipote. No sabes si engullirla como un cerdo o cogerla con la mano, pajear y sentir esa cacho pollaza entre tus dedos. Hagas lo que hagas, estará bien hecho. Ante algo así comprenderás por qué Bentley no se pudo resistir haciéndole fotos y en mitad de la sesión se puso a comerle el ojete del culo y la polla. El chaval estaba tan receptivo que se lo folló.

VER A BRAD HUNTER EN BENTLEYRACE.COM

VER A BRAD HUNTER EN BENTLEYRACE.COM

Botón volver arriba
Cerrar