[Lucio Saints] El cordobés Ares Camacho deslumbra con su enorme polla y culo tragón

De pequeño, tenía un amigo en Córdoba, morenito y muy guapo. De alguna forma fue a esa edad y fue él el primero al que reconocí como un chico guapo, antes de aquello digamos que la diferencia entre niñas y niños para mí era inexistente más allá de las bromas. Hace poco volví a saber de él, si bien la realidad es que nunca nos hemos visto, ni siquiera en foto, desde hace tiempo, desde que éramos enanos, por lo que lo más probable es que si nos cruzásemos el uno con el otro jamás nos reconociésemos.

A él le gustaba cazar saltamontes, en cuanto poníamos un pie en la calle cuando iba de visita, ya me estaba llamando para ir en busca de saltamontes. Y cuando los bichos no se convertían en su primera aficción, la segunda eran las gemelas del piso de enfrente, una rubia y la otra morena, que ya se encargó él de repartir entre los dos. Yo simplemente me limité a ver cómo se repartía el pastel que nunca había pedido, en los cumpleaños a ver quién no acepta un trozo de tarta antes de dejar la fiesta. Pero yo no me fijaba ni en los saltamontes ni en las gemelas, me fijaba en él, en sus ojos, en la forma en la que se enfadaba y le crecían los hoyuelos de las narices, en las fotografías de su habitación a cada cual más guapo. Creo que aquella fue la primera vez que sentí que me gustaba un chico.

Es normal que al ver a Ares Camacho, el nuevo talent que se presenta al casting del salto a la fama de LucioSaints.com, me vengan tantos recuerdos, sobre todo porque tiene esos parecidos que recuerdo vagamente, ojos claros verdosos, carita guapa y buen porte. Lo que pasa que ya hemos crecido y este ya me toca la polla, pero no de tocármela en plan tocapelotas, sino la fibra sensible de la polla, porque el cabronazo empieza suave hablando de su vida y sus gustos, pero suelta cada barbaridad por esa boquita que se me empieza a poner dura mientas le escucho y lo que estoy deseando ya es darle rabo del bueno.

Ya os conté que es hijo adoptado por una pareja gay y aquí además nos cuenta que hasta que hasta esa adopción estuvo viviendo en un orfanato. Versátil tirando a activo, le gusta que el otro tio en la cama sea un guarro, que le empotre y que sepa comer la polla como nadie. Atentos a todo lo que dice, porque como su profesor de cocina le esté escuchando, que seguro que sí, echarle lo que se dice le va a echar, pero un buen polvo de nuevo, ahora que encima está el morbo de verlo por la pantalla.

Enseguida se quita la camiseta de tirantes, que total, para lo que le estaba tapando, dejando al descubierto el pechote y los pezones, mejor tirarla fuera, auqnue le daba su punto de morbillo por eso del numerito, como si estuvieras viendo a un jugador de baloncesto o algo así. La cremallera no puede resistir la tensión del bulto que se le está formando en el paquete. Ya se encarga de liberarlo enseñando la protuberancia enorme bajo la tela roja de los calzones. De enseñarlo y de menearlo bien, dejando poco lugar a la imaginación, porque se ve claramente por la forma que ahí debajo hay un pollón dura hacia abajo que lucha por salir amoldándose a los gayumbos.

Por fin se la saca, con mucho cuidado, dejándola caer sobre el vientre. Una polla cordobesa muy salá, larguísima y lo suficientemente gorda como para abrir el apetito y desear comérsela a chupetón limpio. Se ha dejado la goma de los calzones demasiado ajustada a los huevos, que se le marcan cojonudamente y ahí se plantan los dos capullos a cada lado de la base de la porra que Ares se dedica a agarrar fuerte con una mano mientras con la otra se pega un refrote, haciendo un cuenco arropando el capullo y la parte superior del rabo.

De frente y con la paja en la mano este tio es un portento. Hay que resistirse para no meterse entre sus piernas, poner cada mano en un muslo y dejar en caída libre la cabeza atragantándose y metiéndose toda la polla por la boca hasta los mismos cojones. Vaya tio guapo, está tan bueno que no sabes si quieres que te folle o follártelo tú a él. Esas miraditas de ojos que nos echa son matadoras y más teniendo en cuenta que lo hace justo cuando se está metiendo el pajote.

Por si alguien pensaba que la cosa no podía ir a más, ahí está el chavalote, dejándose llevar y dando un paso más para mostrarnos todos sus encantos. Como quien no quiere la cosa, el gustito y su lado pasivo le hacen elevar las piernas un poquito, en volandas, suficiente para dejar a la vista un hermoso culo con una hendidura por la que no duda en meter los dedos haciéndonos rabiar. Está pa meterle una folla-paja, que te lo follas y mientras con la mano le vas metiendo una paja. No sé, yo ya hasta me lo imagino saltando sobre mi rabo dejándome pegar hostiazos de rabo en el torso cada vez que baja y se desliza más adentro. Con mucho gusto recibiría esa paliza sin quejarme.

Cómo le hace la cama a la polla, acostándosela sobre el antebrazo y dándole caricias, eso sí que es cuidar y dar mimos. Vértigo me está dando sólo de pensar quién será el primero que se meta la clavada con todo ese trozo de carne dura y grande. Vista de perfil, se ve que ha crecido en un entorno difícil. La primera mitad ligeramente curvada hacia arriba y la segunda mitad ligeramente curvada hacia abado, le dan un aspecto de rabo a lo que comunmente denominaríamos como una pedazo “anaconda” y no hace falta venir de las tribus para tenerla así, sólo hace falta ser cordobés.

No me suelo fijar en los sobacos de los tios, pero es que hasta de este chaval me gustan, con el brazo separado se le ven los pelillos y la verdad que aunque no es mi fetiche, no me importaría pegarle unos lametones mientras le agarro la polla de paso, sería una cerdada que me pone muy cachondo.

Le gustan los rabos grandes que le pongan cachondo, él puede aportar lo mismo y también puede dar buenas hostias con su palo. Cuando lo libera totalmente de los gayumbos, sale disparada y cilimbreando al viento, dura y larga hasta que la para con la mano y la deja quieta para enseñárnosla desde todos sus ángulos, incluído en ángulo recto hacia abajo. Y si uno compara sus piernas con el nabo, podríamos decir que el tio está muy bien dotado, que no todos pueden presumir de que la polla les cuelgue hasta la mitad de la parte superior de la pierna.

Creía que me había puesto cachondo del todo, pero estaba equivocado. La puerta trasera es un lugar maravilloso, sobre todo si viene con vistas de huevazos y rabo largo colgando de fondo incluídas. Ahora sí se puede ver al completo esa hendidura tragapollas, creada para acoplar el cipote e ir entrando centímetro a centímetro empotrándolo y rellenándolo de rabo como a un pavo. Antes del final lo vuelve a enseñar, demostrando que está preparado para cosas muy, muy grandes y calientes. Y todavía nos queda una GRAN sorpresa, ese planazo pegado a su pecho, mostrando el rabo duro desde su punto de vista. Y lo que se ve desde ahí es un trabuco de puta madre, menuda pieza más rica para darle a la imaginación. Poderosa polla, sí señor.

Según se menea y por los gemidos, tiene la pinta de que la leche ya le está suplicando salir del rabo. Este es de los que tiene que atacar en los segundos finales como una fiera cuando nota el gustillo de la corrida por el cuerpo, por los gestos de cabronazo que hace mordiéndose los labios y poniendo cara de empotrador. No le diría que no a una preñada que le alivie la polla. Cabeza arriba como los valientes, gemidos apagados y de su cipotón brota un manatial de rica leche que se queda en su pulgar y se desliza por la mano, esperando a ser relamido por una boca juguetona. Quiero ver esta polla durante mucho tiempo!

>> ARES CAMACHO DESLUMBRA CON SU ENORME POLLA Y CULO TRAGÓN EN LUCIOSAINTS.COM

Ares-Camacho

>> ARES CAMACHO DESLUMBRA CON SU ENORME POLLA Y CULO TRAGÓN EN LUCIOSAINTS.COM

Mostrar más
Botón volver arriba