Tendencia

Malik Delgaty taladra a pelo el culazo de Nate Rose en el gym con su enorme pollaza | MEN

Gym Powerfuck

MALE ACCESS 5 TOP GAY PORN SITES 1 ALL-ACCES PASS

En los vestuarios del gym, cuando está a solas, a Nate Rose se le pone dura y el ojete tierno pensando en los tios cachas que están haciendo pesas, soñando con que algún día alguno le meta una buena polla por el culo. Suele ir a la misma hora todos los días porque le encanta ver sus cuerpos, sus músculos, sus abultados paquetes. Es viernes por la tarde y en lugar de ir todos en grupito, esta vez sólo hay uno, Malik Delgaty.

Nate lo sabe. Sabe que cuando van en grupo es más difícil, pero confía en que con uno fuera del rebaño sea más fácil poner en práctica sus técnicas de seducción y llevárselo al huerto. Un tio atractivo, cachas, con buen cuerpo, dotado, todo el fin de semana por delante, esa alegría por ser viernes que hace que todo se desate. Incluso aunque fuera hetero, ningún tio podría resistirse a meterla por el agujero de un hombre y más si promete estar callado y no decir nada a nadie.

Una buena forma de romper el hielo es darle conversación. Nunca han hablado y ya va siendo hora. Se acerca a Malik, aprecia el trabajo que ha hecho con su cuerpo y le pide ayuda para levantar un gran peso. Malik le echa una mano, se coloca detrás de él y le enseña a hacer sentadillas. Los dos bajan a la vez. Los dos suben a la vez. Los muslos de Nate sobre los de Malik, su culo rozando el paquete, notándolo enterito.

Otro tio llega al gym y se cortan un poco, pero en cuanto se pone los cascos para escuchar música y se infla a kilómetros en la bicicleta estática dándoles la espalda, Nate está en la cinta andadora, más caliente que una hoguera, bajándose los pantalones, con el culo ardiente. Malik no deja de mirarlo, de amasarse el paquete con la mano, cada vez más grande y voluminoso.

Se acerca por detrás, se saca la polla y los huevos y en cuando ve que Nate se inclina, se abre de piernas y le ofrece su culo, entreabre la boca y ve el cielo abierto. Le mete por el culo toda la polla sin condón y empieza a follárselo. Nate siguie andando sobre la cinta. Su respiración agitada por el deporte se mezcla con sus gemidos de gusto al sentir ese rabo tan largo, grande y gordo penetrándole por dentro.

Mira hacia atrás y ve el torso de Malik. Pectorales de infarto, biceps de pecado. Se entrega a él sin contemplaciones. Ya tiene la pollaza que tanto quería y que descubre que es mucho mejor todavía de lo que esperaba. Para la cinta, se da la vuelta, se agacha y le hace una mamada. Qué gusto le da chupársela a ese tio guapo y cachas.

La tiene tan gorda que cuando cierra la mano en un puño en torno al cimbrel, no llega a tocarse los dedos y eso le pone cachondo y le hace mamar como un cerdo dejándose la saliva. Se desnudan por completo, sin preocuparse por si hay moros en la costa, dedicados a lo suyo. Nate se agarra fuerte a una de las pesas más grandes cerca de la pared oscura y se deja empotrar.

Tumbado bocarriba en el banco de pesas, se abre de piernas y muestra el agujero a Malik, el que él mismo le ha fabricado a base de meterla a fondo. Ningún hombre puede resistirse a esa hazaña, así que Malik se acerca y la mete de nuevo por el orificio con todo su amor. Entra ajustada, a pelo, cada vez más grande e hinchada. Se inclina sobre él y le da caña.

Ni punto de comparación. Follar en el gym es mucho más divertido que trabajar el cuerpo a base de sentadillas, curls y levantamiento de piernas. Entre los dos casi se hacen una tabla de ejercicios personalizada. Nate se tumba en el suelo, Malik le coge por las piernas, se las separa abriéndole por completo y le pone el agujero del culo mirando hacia arriba. Dobla un poco las rodillas, le calienta el ojete con una buena paliza dándole pollazos encima, le escupe en el hueco para que entre mejor, dobla las rodillas y le taladra de arriba a abajo.

Nate tiene a tiro de vista todo ese cuerpazo musculado para él, su fornida polla, ese tiarrón trabajando duro para follárselo. Duele pero da mucho gusto. Se hace un pajote y por la postura intenta apuntar lejos de la cara. Termina lanzando hacia el hombro izquierdo. Malik se la saca, pone ojitos bizcos de puto gusto y empieza a soltar lefazos mojándole el culo y las bolas, dejándole su semen encima. Malik le echa una mano a Nate para ayudarle a levantarse del suelo. Le hace prometer que nunca se lo contará a sus colegas.

VER GYM POWERFUCK EN MEN.COM

VER GYM POWERFUCK EN MEN.COM

Mostrar más
Botón volver arriba