Tendencia

Vikko Vigo se desnuda por completo y muestra su musculoso cuerpazo y su larguísima y atractiva polla | Fucker Mate

Me preguntó en qué estará pensando cuando me encuentro a Vikko Vigo con la mirada perdida hacia el infinito más allá de la ventana. Me cuesta irrumpir en su habitación y romper un momento tan íntimo. También lo es para mí. Me fijo en su cuerpo atlético, en su torso musculado marcando six-pack, en sus fornidos pectorales algo peluditos que le dan ese aire de virilidad que me la pone tocha.

No había reparado en sus tatuajes. Lleva sobre sus hombros grabado que es un chico perdido. Me encantan los chicos que se sienten perdidos, al puro estilo James Dean, que no tengan miedo a expresar sus más íntimos deseos. No pretendo encarrilarlo por ser un chico malo, ni de coña, pero sí quiero que deslice su larga polla por el interior de mi ano y que sólo la saque para disparar sobre mi cuerpo y ponerme perdido de lefa mientras me penetra con su mirada.

Se da cuenta de mi presencia y me desnuda con esa mirada intensa. Sabe lo que quiero porque me pilla tocándome el paquete mientras lo observo atentamente. Se baja los pantalones y me deja ver el suyo, bien grande bajo la tela de esos calzones blancos de Calvin Klein que resaltan la silueta de su verga. Una sonrisa incontenible me nace de la cara cuando se los baja y su largo y enorme rabo sale a pasear como si fuera un plátano de canarias.

Me dejo embriagar por la lujuriosa forma de su espectacular polla. Me encanta su ligera curvatura hacia la izquierda, ese cipote descapullado y grande que lleva todo el peso y hace que el pene se mezca entre sus piernas. Tras darme la espalda y hacerme desear también su trasero, un culazo redondito y follable, se pone de rodillas. La pirula la tiene tan larga que casi toca el suelo.

Con gusto me abriría de piernas delante de él y le daría mi culo para que se lo follara, pero le gusta jugar y vuelve a darme la espalda, esta vez sentándose en un taburete. No llega a sentarse del todo. Juega al morbo, dejando que vea cómo entre sus piernas cuelgan su rabo y sus pelotas. Si lo que quiere es una triple comida que abarque la raja de su culo y su dote, la va a tener.

No debería haber hecho eso, porque acaba de conseguir que la leche rezume por la punta de mi polla antes de tiempo. Acaba de pasar la polla entre sus piernas, forzándola con el asiento de madera del taburete para que destaque toda dura empinada hacia abajo. Creo que me está dejando elegir si quiero empezar degustando su rabo o su culo, pero entonces me lo deja en bandeja cuando se tumba en el suelo y se recoge las piernas abriéndose el culo. Me lo voy a follar con todo mi amor mientras le masturbo el pollón. No pienso parar hasta que de él salga una lluvia de lefa que nos moje a los dos y entonces la sacaré yo también para hacer que llueva sobre mojado.

VER A VIKKO VIGO EN FUCKERMATE.COM

@ fotos por Oscar Mishima

VER A VIKKO VIGO EN FUCKERMATE.COM

Mostrar más
Botón volver arriba