Diego Mattos se abre paso sin condón por el tierno culazo de Dean Young con sus veintitrés centímetros de polla gigante | Tim Tales

Venas como tropezones. El jovencito Dean Young podía sentirlas en los dedos de sus manos, en sus labios mientras chupaba el gigantesco pollón de veititrés centímetros y exageradamente grueso de Diego Mattos. El brasileño dejaba bien alto el pabellón y siempre la tenía bien dura y preparada para cualquier chavalito rubio con ganas de satisfacer sus deseos más obscenos.

A pesar de su edad, le sorprendió. Parecía como si ya le hubieran metido una de esas antes, como si se las estuvieran metiendo día sí y día también. Se sentó encima, se la clavó a pelo y el muy cabroncete no paró de pajeársela entre las nalgas, sacándola y metiéndola de su apretadito agujero, mirándole de vez en cuando con la intención de que el duño del rabo le dijera si lo estaba haciendo bien. Pues de puta madre, niño, de puta madre, tú sigue que te vas a llevar una buena ración de leche.

Qué cavidad tenía el hijo puta y qué bien tragaba, como si no costase. Empezó a gemir cuando le dio por culo y se la clavó hasta los mismísimos huevazos. Pero el rubito se acostumbraba a todo y Diego tuvo que sacar la artillería pesada, cubriéndole el culazo entre los muslos y reventándole con una buena tanda de pollazos a toda hostia.

Cuando comprendió que ese culo se lo tragaba todo y que no había manera de hacerle sudar, volvió a dejar que el chavalote le coninara a fuego lento la polla, embelesado viendo cada vez que su enorme rabo desaparecía en las profundidades de su ano y salía todo mojadito y lubricado. Diego se emocionó tanto que no supo decir a ciencia cierta si se corrió fuera o dentro de Dean, porque cuando sacó la polla, ya estaba soltando crema y le dejó la raja del culete bañada en semen colgándole hasta por la base de los huevos.

VER A DEAN Y DIEGO EN TIMTALES.COM

VER A DEAN Y DIEGO EN TIMTALES.COM

Mostrar más
Botón volver arriba