El guapísimo Andre Bugatti da de comer rabo a Alex Mecum y penetra su culazo sin condón | Men At Play

Blackmail

El peor de los temores de Alex Mecum se hizo realidad cuando su compañero Andre Bugatti apareció todo engalanado y guapete llamando a la puerta de su casa, con su traje azul, mostrándole un sobre con fotos en las que se le veía en actitud más que cariñosa con otro tio. Un magnate de los negocios como él pillado, su sexualidad al descubierto. Todos los periódicos se harían eco.

¿Acaso creía Andrea que esa era la única forma para acostarse con él, la de chantajearle? Pero si estaba tan buenorro que tarde o temprano se lo hubiera cepillado, pero el guaperas español parecía creer que tenía pocas posibilidades con un tiarrón fuerte y tan aparentemente hetero, que después de mostrarle las instantáneas, vio las puertas abiertas para hacer con su compi de curro todo eso que tenía ganas de hacer, como si desde que se conociesen se hubiera masturbado bajo la mesa en su presencia sin que él se diera cuenta, como si se hubiera matado a pajas pensando en Alex en la soledad de su habitación, masturbándose sobre su cama y metiéndose los dedos por el culo pensando en su enorme polla.

Alex notó el miembro del chaval empinado por debajo de los ajustados pantalones. Se lo liberó por la bragueta. Tenía un pollón envidiable, largo y perfecto para atragantarse a mamadas y sus cojones eran la puta caña, colgando como un buen machote, con el izquierdo más bajo, preparado para fostiarle la barbilla a cojonazos.

Le gustó tanto tener ese rabo profundizando dentro de su boca que se bajó los pantalones por los tobillos, se inclinó sobre la mesa del comedor y permitió que Andre se hiciera dueño de su grandísimo culazo, consciente de que con una polla así sabría cómo dominarlo.

Los calcetos negros de ejecutivo tenían un uso al que sólo los más avispados podían sacar provecho. Alex se tumbó en el sofá y en cuanto vio a Andre acercarse a él para follárselo, él le agarró la polla con los pies y entre los dos hizo un hueco para pajearle el rabo friccionándolo fuerte entre los calcetos sudados y sedosos. Andre disfrutó de la paja mientras se quitaba la chaqueta, se aflojaba la corbata y se ponía cómodo.

Los dos juntitos, trajeados, retozando como cerdos, gozando de la unión entre el culo y la polla. Andre no podía creer que por fin pudiera estar penetrando ese culazo y Alex no podía menos que abrirse de piernas ante ese chulazo que estaba bien rico con el chaleco puesto y engalanado para follar. Mirándole esa cara guapa de macho ibérico, Alex se metió una corrida encima de la camisa y la sintió tanto y tan gustosa como si fuera su primera paja.

VER BLACKMAIL EN MENATPLAY.COM

VER BLACKMAIL EN MENATPLAY.COM

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar