Brad Hunter saca el periscopio, se calza un fleshjack y se hace la puñeta junto a Ben en la bañera | Bentley Race

Podía estar orgulloso de ser uno de los primeros de su grupito de amigos a los que la pubertad había llamado a su puerta antes que a los demás. En una edad a la que los chavales empezaban a descubrir sus gustos sexuales, a unos cuantos les molaba meterse con Brad Hunter en la bañera para jugar a los submarinos, porque se ponían cachondos al ver su pito duro y largo como un periscopio emerger sobre la espuma, con su glande duro y rojo disparando un chorro de lefa después de meneársela un rato.

Ahora que estaba algo más crecidito y con pelos en los huevos, Brad todavía vivía la magia de la bañera como el primer día, disfrutando de la magia y el placer del velo de la espuma escondiendo las vergüenzas y las cosas que ocurrían ahí abajo, dejando sus manos libres para atrapar un fleshjack al que era capaz de rellenar de rabo por completo con su lustroso y gordo pollón.

Después de la sesión de fotos, Ben abandonó la cámara para disfrutar de las bondades de ese chaval al que sacaba unos cuantos años, dejando claro que hay juegos entre hombres que no tienen edad. Equidistantes a cada lado de la bañera, se apañaron como buenamente pudieron en el estrecho y reducido espacio, cruzando piernas y pajas, haciéndose la puñeta el uno al otro a manos llenas.

El volúmen de la polla de Ben empezó a destacar sobremanera y Brad, que además de rabo, gozaba de un trasero envidiable, se acercó al fotógrafo y ni la espuma pudo esconder su mejor movimiento, cuando agarró el mástil de Ben y lo arrastró al interior de su caliente culo dejando que lo penetrara a pelo.

VER A BRAD HUNTER EN BENTLEYRACE.COM

VER A BRAD HUNTER EN BENTLEYRACE.COM

Mostrar más
Botón volver arriba