El chulazo Cristian Sam se folla al atractivo inspector Dani Robles con su grueso pollón y le deja el traje perdido de lefa | Men At Play

Case Closed

Se disponía a salir al curro después de acicalarse como un auténtico galán de traje y corbata cuando aquel inspector llamó a su puerta interrogándole como a todos sus demás vecinos acerca del robo sucedido en la noche del sábado en el apartemento de al lado. Es cierto que Cristian Sam tenía pocos recuerdos de aquella noche, más allá de cómo comenzó la fiesta en su piso con unos colegas, unas birras, unas pelis porno y pajas en el sofá. Que se folló el culo de algún colega estaba claro, pero poco más recordaba.

El inspector Dani Robles comenzó a hacer preguntas demasiado concisas e incómodas que le llevaron a recordar cómo accedió a la casa del vecino por el balcón y terminó follándoselo en el salón mientras su mujer dormía, así que para callarle la boca a ese chulazo que había venido a interrogarle sólo se le ocurrió hacer lo que mejor sabía hacer para callar a un tio, su principal arma, comerle la boca, camelárselo, sacarse la verga por la bragueta y hacer que ese metomentodo pensara en otras cosas que presumieran su inocencia.

El efecto fue inmediato. La cara varonil y masculina del argentino vista desde tan cerca, su aliento, el roce de los pelos de su barbita, pusieron a tono a un Dani que se rindió a tanto encanto. El tio terminó rebozando la cara por el grueso paquete que se dibujaba en la entrepierna y cuando Cristian se sacó la enorme pollaza y los huevos colgando como dos lustrosos melocotones, Dani se la zampó a bocados.

El cabronazo se detuvo en demasía en el grueso cipote, uno de los principales encantos de su gigantesca polla. No paraba de masajearle el cabezón con los labios y de zarandearle el frenillo a punta de lengua, haciéndole una placentera mamada que casi le saca la artillería de la recámara de las pelotas.

El inspector se bajó los pantalones, se dio la vuelta mostrando su precioso, blanquito y redondo culazo hecho a prueba de bombas y Cristian supo lo que debía hacer para salir indemne del presunto delito de allanamiento de morada. Cogió uno de los condones que siempre llevaba preparado en el bolsillo, lo ajustó a su tranca y metió la verga dentro de aquel gozoso culazo empotrándolo con ensañamiento y alevosía.

Cuando se lo folló boca arriba, además de fijarse en la mirada perdida en sus ojos del inspector, detectó lo bien que se lo estaba pasando por el empinamiento de su polla. Larga y bien gorda, el cabrón la tenía super tiesa y se le rebozaba por encima de la camisa blanca de vestir. Sin importarle una mierda, se la pajeó gozando de la polla dentro de su culo y de ese macho fornicándole y se metió lefa a trallazos con unos buenos perdigones ensuciándole todo el traje. Viendo que no le importaba ponerse perdido, Cristian le sacó la polla del culo y, de perdidos al río, unio su leche a la que ya tenía desperdigada por encima de la ropa, dejando el caso cerrado y bien mojado.

VER CASE CLOSED EN MENATPLAY.COM

VER CASE CLOSED EN MENATPLAY.COM

Mostrar más
Botón volver arriba