Tendencia

Joel Birkin atraviesa el culazo de Peter Annaud con su gigantesca polla sin condón y cruzan pajas | Bel Ami Online

Les dieron las tantas de la madrugada yendo de fiesta. Si le dejaba volver a casa solo, sus padres le meterían una buena bronca, por eso Joel Birkin se llevó a su colega Peter Annaud a su casa y le dejó dormir en su habitación, en la misma cama. A los dos les gustaba dormir en pelotas. Para no verse las mingas, se metieron bajo la sábana con los calzones puestos y se los quitaron por debajo. Joel miró a su colega e hizo una separación en el colchón aplastando la sábana en medio de los dos para fijar un límite. No quería encontrarse con ciertas sorpresas en mitad de lo poco que quedaba de noche, como por ejemplo una polla dura rozando su culo.

Joder, joder, debería haberlo imaginado. Su colega le daba a todo y más de una vez le había tirado la caña desde que se enteró del excelente tamaño de su rabo. Sabía que el cabrón no iba a parar hasta tenerlo en sus entrañas. De momento ya le había despertado y se estaba acercando más de la cuenta. Notaba su erección rozándole una nalga, el pito caliente.

Sí, era un cabrón, un pedazo de cabrón y lo cojonudo es que sabía cómo hacer para que uno cayese en la tentación. Peter sonrió pícaramente a Joel y metió una mano bajo la sábana en busca del tesoro. Joel pudo sentir la mano calentita y suave rozando la parte superior de su enorme y gigantesca polla, después un puño apretándola con fuerza corriéndole la piel de arriba a abajo. Mientras le hacía la paja, Peter miraba fijamente el pollón, babeando con sus exageradas dimensiones, con los ojos abiertos como platos.

Se hacía querer el chavalote. Tenía su carita tan cerca, gimiendo bajito, superado por las emociones de ver algo tan grande, que le comió la oreja en señal de agradecimiento y cruzó un brazo en busca de su rabo. Peter no tenía nada que envidiar a Joel. Quizá sí a lo largo, pero de ancho la tenía mucho más gorda. Los dos se quedaron cruzando pajas, sacando la magia a sus varitas, completamente embriagados por el tamaño que estaban adquiriendo sus miembros viriles que se empeñaban en empujar hacia el frente para presumir de su verticalidad.

No tenían reglas para medírselas, pero las calculaban bien con los ojos y las manos. Los pajotes se convirtieron en una competición. Joel se bajó la piel por la base de su cilindro, apretó con el pulgar hacia adelante y se la puso firme. Sin duda era el campeón. Peter, como perdedor de esa batalla, bajó por el colchón y le comió la polla a bocados.

El suave cipote arrastrándose por su lengua hasta alcanzar la campanilla, el tacto aterciopelado de la piel de un pollón caliente con unos buenos tropezones de venas hinchadas entre sus labios. Bizqueó los ojos para ver las pelotas de Joel en movimiento mientras se la chupaba.

Los dos se estaban poniendo muy cachondos. Joel no era mucho de chupar rabos, pero el de su colega merecía la pena y más con lo caliente que estaba. Era tan jodidamente gordo que sólo le cabía en la boca el cipote, así que para paliar la carencia, le pajeó la polla con la mano y le hizo unas virguerías con la lengua en el glande.

Llegó el momento de abrirle de piernas. Su colega tenía el culo algo peludete y muy tragón. Le atravesó el ojete sin condón con la gigantesca polla y miró su cara de alegría. Por fin tenía lo que quería, el rabaco de su amigo penetrando dentro de su cuerpo. Cómo tragaba el colega y esa sonrisita de malote que ponía cuando la polla llegaba al tope y se llebava entre las piernas una buena tunda de golpes de huevera.

Le masturbó la polla mientras se lo follaba. Era tan prominente, larga y gorda que no pasaba desapercibida. Cuando se concentró en la follada, Peter continuó la tarea y se sacó la leche. Unos abundantes lefotes comenzaron a salir de la raja de su capullo y caían sobre la pelambrera del pubis. Al verlo, Joel se vino arriba, le empotró un poco más hasta que notó el gustito y al sacar la verga le decoró el culete y las nalgas con unos chorrazos de lefa. A estos chicos ya les quedaban pocas poluciones nocturnas.

VER A JOEL Y PETER EN BELAMIONLINE.COM

VER A JOEL Y PETER EN BELAMIONLINE.COM

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar