Alex Mecum se folla en la cocina al fontanero guaperas William Seed | MEN

Mr. Fix-it

La jodida vida de estar casado, cuando ya no todo es de color de rosa y se presentan los problemas. Cuando tu pareja está esperando a que te conviertas en el manitas de la casa para ahorrarse unas pelas en fontaneros y electricistas. Alex Mecum pensó en qué hora se comprometió, si ni siquiera en los votos delante del cura juró arreglar los desperfectos del hogar. No estaba firmado en ninguna parte.

Debajo de las tuberías del fregadero, llave inglesa en mano, se dio por vencido y terminó llamando a un fontanero. Mr. Fix-it se hacía llamar su empresa y William Seed era su nombre. Cuando le abrió la puerta, al ver a ese tiarrón guaperas, Alex no sabía si lo que le estaba palpitando de la emoción era el corazón o la polla. Más bien la polla, porque se le puso bien contenta viendo la cara de ese chulazo musculitos y apañado.

Le llevó al fregadero para explicarle el problema y se prometió que no iba a despegarse de él. A saber cuándo tendría de nuevo la ocasión de ver a un tio tan buenorro tan de cerca, con la parienta sin quitarle ojo, refrenando sus verdaderos deseos sexuales.

Lo hubiera esperado de un tio mayor y calvete, pero no de uno tan joven, que al agacharse se le viera toda la hucha por encima de los pantalones. Y menuda hucha, un culazo redondito y hermoso con el que a Alex se le hizo la boca agua. De esta no pasaba. Mandó a su mujer a un recadito, él se fue a su habitación a buscar un condón y, sin mediar palabra, bajó los pantalones al fontanero y le metió la polla por el culo.

Sólo podía esperar una de estas dos reacciones, o que su rabo sufriera serios daños por la fuerza con la que el chaval renegase de una buena polla o que la gozase toda calentita dentro de su cuerpo. Por suerte para él ocurrió lo segundo y pudo ver cumplido su sueño de follarse la hucha de un currelas en plena faena. Will se agarró a la puerta del fregadero y de rodillas y bien follado miró hacia atrás para ver la cara de quien le estaba metiendo el mortero.

La parienta llegó antes de tiempo y descubrió la deseada vertiente sexual de su maridito. Fue una buena salida del armario y ahora por fin no tendría que esconder jamás que le molaban las pollas. Liberado de tan pesada carga, disfrutó con el fontanero con la casa entera para ellos dos solos. Le puso e pie abriéndole de piernas de espaldas contra la encimera y le comió la raja del culo antes de volver a empotrarle por detrás, ahora con más brío y más fuerza.

Además de ser guapo y estar bien bueno, el fontanero tenía una polla gorda y larga de la que dio buena cuenta dejándole encima todas las babas. Ni le importó el dolor de la llave inglesa ni el agua sobre su espalda cuando se tumbó en el suelo de la cocina y el chaval se montó sobre su verga slatando con energía. El tio se hizo una paja y cuando se hubo desfogado, Alex le sacó la polla del interior y le mojó de mecos toda la raja de su precioso culete.

VER MR. FIX-IT EN MEN.COM

VER MR. FIX-IT EN MEN.COM

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar