Brysen se folla a Kurt sin condón varias veces y se meten unos buenos faciales | Sean Cody

No sé vosotros cómo llamaríais al hecho de follar, correrse, calentarse hasta tener otra vez las pollas duras, volver a follar, volver a correrse y así una y otra vez. Yo lo llamaría lujuria y si así fuese, Brysen y Kurt se tendrían que pasar toda una tarde rezando en la iglesia, eso sí, después de poner cachondo hasta al cura de turno que tuviera que escuchar sus pecados.

Se hicieron coleguitas en la playa echando unas partidas al frisbee y acabaron molándose demasiado. Brysen, que no es de los que se corta un pelo, ya se fijó en su porecioso culete que lucía debajo del bañador y ni corto ni perezoso le agarró los cachetes con las manos. Que Bry tenía una buena polla para ese culazo era algo fehaciente. Kurt ya pudo hacerse una idea cuando el gamberrete le acercó hacia su cuerpo.

El solecito, el sudor que se queda en el cuerpo y el derroche de adrenalina antes de tomar una ducha, los dos solitos en una cama de hotel, Brysen con su aspecto de machote empotrador, guapísimo, atractivo y musculoso, Kurt todo un guaperas rubiales con una sonrisa encantadora, los dos amorcillándose los rabos por encima de las bermudas, pues era inevitable.

Brysen abrió fuego sacándose la polla por un lateral. Kurt no podía quitarle ojo de lo gorda y grande que era. Era tímido pero no tonto. Una sonrisita se le dibujó en el rostro. Brysen, más lanzado, le cogió de los pelos y le obligó a chupársela. Brysen estaba deseando follarle ese culazo blanco y grandote. En cuanto le metió por primera vez la polla por el ojete, supo que estaban hecos el uno para el otro y que iban a pasar una entretenida tarde de folleteo hasta dejarse los huevos secos.

Le tumbó boca abajo sobre la cama, se ayudó de las rodillas para abrirle de piernas y le encasquetó el rabo a pelo jodiéndole como un animal. Poco a poco Kurt fue perdiendo la timidez y se agarró a la cabecera de la cama para saltar sobre su enorme polla. En el primer asalto acabaron como perros por el suelo, a los pies de la cama, con Brysen agarrando a Kurt de nuevo por los pelos, cascándose la polla y regándole con lefotes por toda la cara.

Follador nato, a Bry le costó poco trempar tras la corrida teniendo a un tiarrón guapo a su lado. Con una sonrisa de las suyas ya le tenía otra vez la polla tiesa. Continuaron la faena en el salón y esta vez fue Kurt el que se tomó la revancha, retirando su culo de la polla que lo estaba taladrando y cascándose un pajote encima de la jeta de Brysen, dejándole los morros y los pelos de la barba y el bigote con una buena lefada. Daba gusto ver a un machote así con la cara llena de semen, relamiéndose y llevándose un rabo empapado en lefa dentro de la boca. Y lo mejor es que ese no iba a ser tampñoco el último asalto. Estaban bien perros.

VER A BRYSEN Y KURT EN SEANCODY.COM

VER A BRYSEN Y KURT EN SEANCODY.COM

Mostrar más
Botón volver arriba