El chulazo guaperas Bambino sorprende a las chicas con el gigantesco tamaño de su verga y se folla a tres de ellas sin condón en la fiesta de primavera | Dare Dorm

Spring Break 4ever

Mientras las chicas se divertían, Bambino cogió a su colega y le dijo al oído que en qué momento se le habría ocurrido ir sin calzones puestos y encima con sus pantalones cortos de algodón grises a una habitación de chicas armando fiesta. Le confesó que se le estaba poniendo dura. Su colega bajó la vista y efectivamente pudo apreciar cómo estaba montando una buena tienda de campaña, con el cipote elevando la tela. La tenía tan grandre que se notaba demasiado y era evidente.

Le aconsejó sentarse y pensar en otra cosa mientras jugaban al juego de la botella, a ver si así se le rebajaba, aunque sabía que para un tio como él, gustándole tanto las tias, con la mayoría prefiriéndole a él para el atrevimiento del beso, viendo tantos culitos ricos y buenas peras, no iba a ser nada fácil.

Encima las tias no paraban. En cuanto hicieron girar un par de veces la botella, se cansaron y pasaron a otro juego que a Bambino le hizo desear que se lo tragara la tierra. El jueguecito de explotar un globo en parejas con la presión de los cuerpos. Se levantó como pudo, intentando esconder las vergüenzas, pero a cada paso que daba él mismo se daba cuenta de cómo le campaneaba la polla y formaba un buen bulto en los pantalones. Era imposible que alguna de las tias de la habitación no se hubiera dado cuenta ya de eso. Fue hacia la mesa donde estaba la bebida y se dio la vuelta a ver si se le bajaba un poco, pero nada.

El ambiente se iba caldeando y cuando las chicas se quitaron las camisetas enseñando las tetas alegremente, lo dio todo por perdido. Si ellas tenían derecho a divertirse enseñando las domingas, él tenía derecho también a que se le pusiera dura mirándolas. Al final le hiceron sentirse cómodo paséandose por la habitación con la tienda de campaña montada.

Se sentó en la cama disfrutando de las vistas y una morenita de pelo largo cayó sentada encima de él. Si no hubiera llevado pantaloncito corto vaquero y él pantalones, se hubiera metido la polla de la caída, sin duda. La tia se dio cuenta de lo dura que la tenía y se restregó toda la cebolleta. Entre tanta tia y que su colega no le echaba una mano, se sentía en inferioridad de condiciones.

La chavala se levanto y, animada por sus amigas, se bajó los pantaloncitos. No llevaba bragas, arqueó la espalda y dejó a la vista su culazo y parte del coñito. Bambino puso la cabeza encima y se hizo un selfie de recuerdo. La tia volvió a sentarse sobre sus piernas meneando el culete. Ahora el roce era mucho más placentero. Su chochito y su rabo separados por una fina tela de algodón.

Otra morena de pelo largo se sentó en la cama. Las dos se pusieron a cada lado de él y empezaron a tocarle el paquete. Otra de tez morenita se puso detrás de él. No creía que tuvieran agallas para hacerlo, pero entonces a una de las chicas le entró curiosidad y le bajó los pantalones. El grito de sorpresa de todas las chicas fue unánime cuando vieron salir esa enorme y gigantesca verga de macho, larga, exageradamente gorda, descapullada, con un buen cipotón y acompañada de unas buenísimas pelotas de impresionante tamaño colgando.

Y encima el chaval estaba buenísimo, guapo, atractivo y cachas. Bambino el superdotado estaba acostumbrado a esos grititos de sorpresa, a ojos abiertos como platos cuando veían su gran verga, pero no con tantas tias a la vez. Las chicas sacaron sus móviles y empezaron a fotografiar su pene al desnudo mienrtas se mordían los labios de placer, imaginando lo que harían con un pene así dentro de sus bocas, penetrándoles el coño.

Se sentía como un stripper. Las dos morenas calzaron el pollón entre sus manos y se la chuparon. Bambino tuvo que convertirse a la fuerza en hombre multitarea para lidiar con las tres. A una le chupaba las tetitas y mientras tanto, con la polla mamada, con las manos quitaba el tanguita a otra de ellas. Iban rotando las tres sobre la cama para que él hiciese de manitas, pero acabaron las tres como pollitos en busca de la comida de papá. Tres cabezas en sus partes nobles, luchando por comerse su polla.

No era consciente de que a partir de ese día su vida iba a cambiar. Los chicos ya sabían de su dote al verle en los vestuarios desnudo, pero a partir de ahora, cuando sus fotos y los vídeos de su gigantesca mazorca diesen la vuelta al campus, iba a recibir a todas horas propuestas indecentes.

Las tres cabecitas seguían adorando su miembro. Una se ahogaba con la polla dentro de la boca y las otras dos le chupaban los huevos. Escuchaba cómo se hablaban entre ellas, decidiendo quién se metía la minga antes. Al final, la morena decidida, ante la sorpresa de todas las invitadas, se sentó encima de las piernas de bambino por tercera vez, le cogió el trabuco por detrás con la mano y lo condujo hacia el interior de su coño.

Bambino se veía en la obligación de dar la talla. Un montón de chicos verían su forma de follar y necesitaba parecer todo un campeón haciéndolo. Su hombría en juego. Plantó los pies encima del colchón y propulsó la polla dentro del agujero una y otra vez machacándola el chochete. El grueso de su gigantesca pollaza y sus dos pelotas bien definitas a cada lado de la base, destacaban contra ese culito redondo y suave.

La tumbó sobre la cama y se la folló, dando el gustazo a las chavalas de tener su cuerpo cerca, musculoso, apetecible, meciéndose hacia adelante y atrás, con un buen culazo empotrando uno de sus precioso coñitos. Fue a por la otra chavala, que justo en ese momento estaba de rodillas con el culo respingón hacia atrás y le metió toda la polla.

La de tez morenita fue la tercera en pillar. Bambino volvió a tumbarse y ella se clavó su polla dentro sentándose encima. No paraba de elogiar el tamaño de su verga, expresando a las demás que jamás había visto una polla tan sumamente gorda y grande. Tenía tanto vicio que bajó a chuparle la minga. Bambino se puso bien cachondo mirando cómo la chavala intentaba agarrar el grueso de su polla con la manita, cómo se la metía por la boca con muchas ganas, aunque apenas el cipote ya era suficiente para rellenarle la boca entera.

Se estiró sobre la cama gozando de la mamadita y cuando lo hizo ya tenía un coño aproximándose a su boca. Como follador había estado a la altura, ahora tocaba alardear de sus virtudes como catador de almejas. Los gritos de gusto de la piba, que se estremecía con la cara de ese machote entre las piernas, sus pezones poniéndose duritos, serían más que suficientes para demostrar su valía.

Su polla era la reina de la fiesta. Bambino se levantó y se hizo el silencio. Todas estaban mojando las bragas al ver ese voluminoso rabo tieso en ángulo recto mirando al frente. Puso a las tres chavalas de rodillas y se repartieron el pastel. Una chupándole el pollón, la otra succionando su cojón inzquierdo y la otra el derecho. Cómo tiraban las muy perras de sus cojones, estiándoselos y dejándolos caer. Durante un buen rato tuvieron respeto por el único sonido que se escuchaba en esa habitación, el de sus bocas chupando sus grandes atributos de macho.

Lo llevaron a otra camita a petar coños sin condón. Estaba seguro de que cuando no pudieran contar con sus servicios, sería en esas mismas camas donde se hicieran deditos cerrando los ojos y recordando a ese tiarrón empotrador y musculoso. Le hicieron reir. Hasta ahora no habían visto su bonita sonrisa con oyuelos que lo hacían aún más irresistible. Era guapísimo el cabrón.

A la de tez morenita le dio ración extra de rabo por habérsela chupado con tantas ganas. A una de las dos morenas le taladró el coño follándosela desde arriba. Mucha fiesta pero allí todavía nadie había comido nada. Bambino se levantó de la cama, puso a las tres pibas de rodillas mirando cómo se la pajeaba. Orientó su rabo hacia la morena frota cebolletas y le soltó un disparo de lefa sobre el cuello y las tetas. La de tez morenita se llevó el siguiente con la misma fuerza y en el mismo sitio. La tercera se quedó con las ganas porque se le habían acabado las pilas, pero a cambio la dejó chuparle el cipote por cuya raja aún manaba leche caliente.

DISFRUTA DE ESTA Y MÁS ESCENAS DE DARE DORM CON TU MEMBRESÍA DE REALITYKINGS.COM

DISFRUTA DE ESTA Y MÁS ESCENAS DE DARE DORM CON TU MEMBRESÍA DE REALITYKINGS.COM

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar