Tendencia

Kendro Leandro bate una buena poronga a pelo entre sus nalgas y le saca toda la leche | Latin Leche

El arte de chupar una pija no reside sólo en metérsela en la boca y cabecear, en dejarte ahogar por el cipote dejándote sin respiración sin sentido. Kendro Leandro entiende de estas cosas y entre el cámara y él han encontrado al estudiante perfecto que reune todas las condiciones para dejarse hacer una buena mamada en condiciones.

Necesitaban una polla grande, gorda y larga que no desapareciese a las primeras de cambio dentro de un agujero dejando a la voista apenas la huevera llena de pelos. A veces es más gratificante concentrar el gusto en los alrededores del cipote y los primeros centímetros del rabo, arroparlo con los labios, absorber la cabeza mientras te dedicas a juguetear con ella dentro de la boca, recorriendo con la lengua toda su suavidad, deteniéndose en la raja, degustando alguna gotita de corrida que escapa antes de tiempo.

Kendro enseguida se enamora del pollón del chavalote, haciéndose con el control total, babeando la pija caliente y morenota y todos los pelos que hay en su base y los de sus pelotas. Se le da muy bien relamer y chupar, pero tragando es el puto amo. Hay que saber hacerlo bien, dejando hueco, desplegando los labios, abriendo la garganta al paso de la polla y plantando todos los morros en los huevos como un campeón, aguantando la respiración, dejando pasar unos segundos decisivos antes de sacarla a respirar aire.

Al hacerlo perfecto y dependiendo de con quién des, te arriesgas a dos situaciones. Kendro se la juega. Una posibilidad era que el chaval se le hubiera corrido dentro del gusto, metiéndole chorrazos de lefa por la garganta como una manguera. La otra, si se hace suave y con control, es la más plausible y la que él casi siempre consigue, que el tio pegue un gemido y retraiga el culete la sentir la polla entrando por un espacio más cerrado del que pueda imaginar.

Se chupa tanto un rabo con una intención, o para que la mamada acabe con la leche encima de tu jeta o para que esté lubricadito antes de que te lo metan por el culo sin condón. Kendro se divierte con la poronga metida en su trasero, pegándole un bailecito, contoneándose, pajeándola. El estudiante que se han buscado tiene una polla perfecta para follar pero es un poco paradete. Es más, nunca ha chupado una verga. Kendro le ofrece por primera vez la suya antes de dejarse follar. Y sí, se nota que es un novato. Pero un novato con unos labios exquisitos que ponen la piel de gallina a Kendro cuando se sumerge entre ellos su picha.

Le da la espalda y le tiene que animar a darle más duro. Parece que a medida que se le llenan las pelotas de leche, el tio se va animando. Se sienta, se masturba la polla de arriba a abajo. Kendro quiere lamer de cerca la batida. Los calostros de lefa se depositan sobre su lengua y caen caldosos por ella de nuevo en los dedos del chaval que no para de mangonearse duro la pija y soltar más leche. Quizá dejándole reposar los huevos más o menos un cuarto de hora, folle esta segunda vez como el auténtico machote que esperan.

VER YA LA ESCENA EN LATINLECHE.COM

VER YA LA ESCENA EN LATINLECHE.COM

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar