Sexo entre colegas Bruce Beckham ata y penetra a Roman Todd a pelo | MEN

Why Knot

Si eres de los que la noche le confunde y no estás seguro de si vas a follar con un tio porque estás borracho o porque realmente te gusta, sigue este sabio consejo para salir de dudas. Dile que se marche de tu casa y que si realmente te busca porque le gustas, que vuelva al día siguiente. Eso es lo que hizo Bruce Beckham con Roman Todd cuando casi terminan follando en un tugurio a las tantas de la madrugada saliendo de copas.

Ahí está Roman, llamando a la puerta, mendigando el amor que no pudo conseguir anoche. De noche todos los gatos son pardos, pero Roman estaba bueno de noche y mucho más buenorro ahora a la luz del día, con esos ojazos relucientes, una cara guapísima, la camiseta marcando musculitos y unos buenos vaqueros para rematar el cuerpazo que se adivina debajo de toda esa ropa.

Ese maromo con una casa entera para él solito. Roman alucina con cada rincón de la vivienda, pero Bruce sólo tiene ojitos para él y enseguida retoma el asunto donde lo dejaron hacía unas horas, los dos dándole el lote con las pollas borrachas apretando contra la bragueta. De haber culminado entonces, lo hubieran llamado echar un casquete, pero lo de ahora no tiene nombre, porque tienen la leche acumulada en las pelotas y las ganas se intensifican con cada roce. Esperar ha merecido la pena.

Bruce deja tumbarse a Roman sobre su cama, desnudo. Le coge la enorme polla y se la empieza a comer con unas ganas increíbles. Roman gime y se abre de piernas y brazos, dejándose chupar la pirula. En una de estas que le da por mirar hacia atrás, descubre que sobre la mesilla de noche de la habitación hay unos dildos gigantes y más juguetes.

Roman nunca ha probado eso, pero para todo hay una primera vez. Acordonado de pies a cabeza, los ojos vendados, tirado sobre la cama como una puta, Bruce coge un dildo y se lo mete por el culo. El tio tiene su morbo así tirado sobre la cama, tan grandote y atractivo, forzado con un pollón de goma. Bruce intercambia su rabo por el de goma y se la enchufa sin condón.

Mientras se la mete por detrás no hay problema, tampoco cuando le deja saltar sobre su chorra. Siempre de espaldas, intentando no encontrarse con su mirada. Pero al final le penetra boca arriba y afronta lo que ha estado evitando todo ese tiempo, porque en cuanto su mirada se cruza con la de ese tiarrón guaperas, la lefa le sube de los huevos hacia la polla como la espuma.

VER WHY KNOT EN MEN.COM

VER WHY KNOT EN MEN.COM

Botón volver arriba
Cerrar