Tendencia

Vicman empala a Jay Michaels a pelo y se corre en su boca | Tim Tales

Así a simple vista, cualquiera hubiera pensado de Jay Michaels, por su semblante serio y expresión dura, que le hacía asco a las pollas, pero todo lo contrario, además de gustarle las pijas, al tio le molaba saltar encima de una bien grande ensartando su culazo de machote. Descubrió este auténtico placer cuando empezó a encontrarse a hombres más fuertes y bestias que él como ese perraco español llamado Vicman.

Jay había aprendido a poner el culo a tios así. Cuando se bajaban los pantalones y meneaban la enorme verga entre sus piernas, tocaba admitir que la tenían exageradamente más grande que la tuya y había que darse la vuelta. Sentir el calor de su fuerte torso pegado a la espalda, su aliento en tu oreja, unas manos calientes haciéndote suyo y el último y definitivo paso, ser abducido por su gigantesca polla penetrándote el culo.

Ese tio se comportó como un auténtico cabronazo. Ni medía las fuerzas ni se daba cuenta del gigantesco volúmen de su picha. La metía y sacaba por completo sin condón, del cipote hasta cascar los huevos, a un ritmo endiablado, que pocas veces como aquella le hicieron viajar a Jay a otro universo que le gustó mucho conocer. Algunos tiarrones le trataban con dulzura, pero más le gustaban esos salvajes cuyo único propósito era dar placer a sus enormes pollas. Le daba tan fuerte que el lubricante saltaba por todas partes cuando juntaba las caderas con sus nalgas.

Se sentó sobre su polla y se la empezó a pajear con el ojete mientras le miraba fijamente. Así, como a él le gustaba, de principio a fin. Quería que lo gozase mirando cómo su enorme cilindro desaparecía dentro de ese culazo tragón. Fue el único momento que tuvo para dirigir la orquesta, porque en cuanto lo encabronó, ya lo tuvo dándole pollazos sin parar hasta que se sacó la chorra y se corrió en su boca.

VER A VICMAN Y JAY EN TIMTALES.COM

VER A VICMAN Y JAY EN TIMTALES.COM

Botón volver arriba
Cerrar