Tendencia

Especial día del padre: Dean Phoenix se folla a pelo a Bar Addison y Ty Mitchell | MEN

Three-Timing Stepdad

En una de las revistas para chicas que leía mi hermana (no recuerdo ahora si era la Super Pop o el Nuevo Vale), ponía que podían saber si su hermano se estaba masturbando si se encerraba demasiado tiempo en el baño o si al pasar por la puerta de su habitación se escuchaba un gemido apagado. A Dean Phoenix no le hizo falta acudir a esas revistas, porque su hijo Ty Mitchell se la cascaba a puertas abiertas.

Qué cosas, hacía un par de años todavía estaba jugando al balón y ahora estaba jugando con sus pelotas. Le había salido guapo el cabroncete y había sacado el pollón de su padre. Dean se puso cachondo observándolo apoyando contra el marco de la puerta. Era como ver una versión de sí mismo de joven, disfrutando de las alegrías de su cuerpo. Sin querer él también se había sacado la polla y por muy loco que pudiera parecer, se estaba pajeando mirando a su chaval.

Al abrir los ojos, Ty se encontró con el percal y enseguida corrió a ponerse un cojín sobre sus partes pudientes, no porque su padre le estuviera mirando, que para eso era consciente de que dejaba la puerta abierta en aquella casa en la que todos eran hombres, sino por el hecho de que su padre se estuviera tocando la polla a su costa.

Su padre entró, cerró la puerta tras de sí y le convenció para que pasaran los dos una mañana del día del padre muy especial. Hostia! El día del padre! A Ty se le había ido por completo y no tenía ni regalo. Bueno, su padre se lo iba a perdonar. Se agarró la minga bien larga y gorda sacada por la abertura de la bragueta, se la zarandeó como si se la sacudiese después de mear y le dijo: “¿y por qué njo le regalas a tu papaíto una buena mamada?“.

Ty estaba en una edad en la que todo le ponía ciego, carne y pescado, así que abrió la boca y zambulló el enorme pollón de su padre dentro. Lo que iba a ser una simple mamada, fue a más. Ty se puso demasiado cachondo como para no querer el rabo de su papi dentro del culo. Se dio la vuelta y Dean se la metió ma pelo por detrás.

Estaban haciendo demasiado ruido y su hermano Bar Addison era de los que sí se había leído revistas que hablaban de la masturbación masculina, solo que esos gemidos que sonaban tras la puerta al pasar, no eran apagados. Había una norma que se les había pasado publicar en la revista y es que no abriesen la puerta. Bar pasó eso por alto, pero su hermano ya se había encargado de mandar bajo la cama a padre y lo que Bar encontró fue a su hermano desnudo sobre la cama, ocultando una más que obvia erección bajo el cojín.

Pero padre estaba con las pelotas hinchadas y buscó a Ty hasta que estuvieron a solas y retomó la follada, esta vez en la cocina. Sin puertas y en una zona tan común, pasó lo que tenía que pasar. Bar les pilló y después del primer grito de sorpresa inicial, descubrió que era mejor unirse a la fiesta de los hombres de la casa antes que escandalizarse.

A él también se le había olvidado que era el día del padre, así que se arrodilló para pedirle perdón con su enorme rabo dentro de la boca y después se abrió de piernas para que le jodiese a pelo igual que a su hermano pequeño. Cuando los dos le hicieron el regalo a papá, Dean les dio las gracias a su manera, corriéndose encima de sus caras.

VER THREE-TIMING STEPDAD EN MEN.COM

VER THREE-TIMING STEPDAD EN MEN.COM

Botón volver arriba
Cerrar