Tendencia

El ayudante Zane Anders se folla el culazo del señor Lance Hart y la señora Alura Jenson sin condón en el parking | Why Not Bi

Parking In Rear

Ser ayudante de aparcamiento de hotel, había ayudado al jovencito Zane Anders a ganarse un sueldo digno además de descubrir las curiosidades del mundo de los encuentros furtivos. Al principio se dedicó a contemplar. Hombres de negocio que llegaban cada día con una mujer distinta, de vez en cuando con algún amigo. Equipos al completo en bus, toda una plantilla, once inicial, reservas, entrenador y hasta fisioterapeuta que de repente a altas horas de la madrugada y armando escándalo bajaban con un bellezón y pedían una sola habitación.

Con la de cosas que veía y la de horas que tenía por delante, en cuanto pasaron unos días y pilló el ritmo de las franjas horarias en las que no acudía nadie, aprovechaba para cascarse un pajote en la cabina, con los ojos cerrados, imaginando lo que hacían en aquellas habitaciones. Con el paso del tiempo, cambió la cabina por los vehículos en su custodia. Montarse en un autobús que olía al sudor de machos de una pandilla de jugadores le daba mayor credibilidad a la paja, sin duda.

Descubría cosas la mar de interesantes, como en aquella ocasión. Un tio de negocios llamado Lance Hart se había cogido una suite con una tia super tetona llamada Alura. En cuanto subieron por el ascensor, se montó en el coche, lo exploró y encontró un dildo. Se encerró en el maletero e imaginó que esos dos habían estado en un descampado y se lo metía a ella por el coñito.

Todavía estaba hurgándose el ojete con la goma cuando la pareja llegó antes de tiempo y le pilló. Tenía que haber caído en la cuenta de que se lo habían dejado olvidado. Estaban tan calientes de haber estado pegándose el lote en el pasillo, que aprovecharon las circunstancias para proponer al chaval un trío. Bueno, en realidad la propuesta no fue pactada con palabras, sino que la chavala se agachó y empezó a comerle el rabo mientras su maromo se la follaba por detrás.

Los pezones de las enormes tetas de la tia le rozaban los muslos cada vez que se agachaba. “Menudos melones, tienes las tetorras más grandes que el culo de tu maridito“, dijo el ayudante echando una mirada lasciva y retadora al tio. Respondió como esperaba. “Te has fijado en mi culo ¿eh cabrón? Pues dale duro a ver si eres tan macho“. Lance abandonó el trasero de Alura, cerró los puños, tensó los brazos y dobló la espalda sobre el maletero dejando el culo a disposición del jovenzuelo.

Confiado con su larga vara, metió la polla dentro del culazo del señor que empezó a gemir como una nena. La tia, envidiosa, puso también el trasero para ser follada. Mira por dónde, habían ido a recoger el juguete sexual olvidado y se habían encontrado con algo mucho mejor, una polla dura, larga y caliente de verdad. Así que no era sólo ella la que usaba el juguetito.

VER PARKING IN REAR EN WHYNOTBI.COM

VER PARKING IN REAR EN WHYNOTBI.COM

Botón volver arriba
Cerrar