Pranksters (Bromistas) 13: El de la broma del tirador de calzones en el que Blaze Austin se folla a Jake Porter sin condón | MEN

Una broma que es casi divulgación científica: ¿Qué tipo de calzoncillos les gusta más llevar a los hombres? El machote Blaze Austin va a descubrir si los tios prefieren calzones sueltos o ajustados, de pata o cortos, asaltándolor por detrás, metiéndoles mano por el trasero por debajo de los pantalones y tirando de la goma hasta llegar a la verdad.

Con el primero se pasa de vuelta, tirando tanto que lo deja hostiado en la acera. Gorrita, pelo largo, pinta de skater, como no podía ser de otra forma, boxer holgados. Ese chavalín que se está atando los cordones de las zapas apoyando el pie sobre el maletero, pantalón corto y ceñido, calzones ajustados, no falla. A tomar por culo, lo empuja y lo mete dentro de su propio carro.

Van uno contra uno, a ver si el tercero desempata. Ahí está, un chalito deportista, sin camiseta, estirando en el banco del parque. Mete mano, estira y… me cago en la puta, pero si lleva unas braguitas rosas de encaje. Le mira, tan guapete, tan buenorro, algo no cuadra, ¿serán las bragas de su novia? Joder con la peña qué gustos más raros.

Ya que ha descubierto su secreto y lo tiene ahí de piedra y sorprendido, Jake Porter le deja ver más, se baja los pantalones de deporte y le enseña lo bien que le quedan las braguitas, con la parte de atrás de tanguita, la fina tela rosita metiéndose por su bonito culo. Blaze le invita a ir a casa. Ni de coña podía imaginar que iba a estar tirando de las bragas a un chavalote, poniéndose tan cachondo.

Es lo único femenino que Jake lleva puesto, porque cuando le baja los pantalones se le transparenta un buen pollón en erección. Le baja las braguitas, se lo saca, lo coge de la base con los dedos y lo relame como un helado. Jake le planta una mano por detrás de la cabeza y le invita con cariño a comerle toda la polla. Cabezazo a cabezazo, Blaze descubre que le encanta ese rabo.

Jake le tira contra el sofá, le baja los vaqueros y le come el miembro bien gordo antes de sentarse encima de sus piernas y clavárselo sin condón. El chaval es tan guapo y le está poniendo tan perraco que no puede parar de follarle el culo. Lo tiene ahí, arrinconado en la esquina del sofá, todo buenorro, gozando de un pollazo tras otro. Coge las braguitas rosas, las esnifa con el olor de su polla en la chochera, se las reboza por la raja del culo y se las mete en la boca. Mientras se corre encima del chaval, que también aprovecha para sacarse la leche, vuelve a pensar en esa peña que está tan loca, aunque él ya sea uno de ellos.

VER PRANKSTERS EN MEN.COM

VER PRANKSTERS EN MEN.COM

Mostrar más
Botón volver arriba