Controla Ojetes 8: Morgan Blake mete el trabuco a Ethan Chase en la peluquería | MEN

El controla ojetes se había instaurado ya en la sociedad como un regalo tan popular como pudieran ser unas zapatillas. Había pasado de su fase experimental a un proceso de producción en cadena y era fácil encontrarlo en cualquier establecimiento. De hecho había llegado hasta a las peluquerías, no todavía en venta, pero sí como regalo a Ethan Chase, que se lo encontró allí el día de su cumple, a riesgo de que sus clientes pudieran sufrir las consecuencias con algún que otro trasquilón si se activaba por descuido.

El que sufrió las consecuencias fue Morgan Blake, que justo esa noche tenía una cita y necesitaba que lo dejasen guapete. Se llevó una ducha de lo que debía ser un lavado de pelo y un corte mal dado con la tijera se llevó consigo un considerable mechón. El afeitado del lateral de la cabeza se llevó la peor parte, porque o no sabía controlar el aparato o el controla ojetes le había salido en mal estado, porque aquello no paraba y le estaba follando el culo a tope volviéndolo loco.

La clientela salió en estampida al no saber qué estaba pasando. Por suerte su cliente, que había pasado todo tipo de calamidades en sus manos, había pasado de estar asustado a ponerse cachondo escuchando los gemidos del peluquero. Morgan se retiró la tela recoge pelos y le enseñó a Ethan lo bien armado que estaba, con toda la bandera en lo alto.

La tenía bien gorda para enchufársela en cualquier momento. Primero le dio de comer rabo hasta que se lo dejó lo suficientemente brillante como para deslizar el condón por encima sin problemas. Para empezar, no tuvo ni que moverse de la silla. Ethan puso los pies sobre sus muslos y se sentó en sus piernas clavándose toda la polla dentro y saltando, embutiéndose aquella polla grandota.

Con la peluquería para ellos dos solitos, se lo folló por los suelos. Pusieron una toalla para no llenarse de pelos, Morgan le abrió de piernas y le dio por culo clavándole el mazo hasta las trancas. Después de aquello, el aparato pasaría a venderse oficialmente en peluquerías en su edición especial con un grabado impreso que rezaba: “no te folles mañana lo que te puedas follar hoy“.

ENJOY NOW MORGAN AND ETHAN AT MEN.COM

ENJOY NOW MORGAN AND ETHAN AT MEN.COM

ENJOY NOW MORGAN AND ETHAN AT MEN.COM

Cerrar