Diego Reyes se empalma haciendo fotos a Dario Beck y se lo folla en el estudio en “Wedding Package” | Men At Play

El futuro novio Dario Beck entró por la puerta del estudio de fotografía y Diego Reyes no pudo apartar la mirada de él y se le escapó una reveladora sonrisita nerviosa que al muchacho no le pasó desapercibida, aunque lo dejó estar, porque en breve iba a ser un hombre casado. Menudo tiarrón se había agenciado la chorva. Guapo, apuesto, con un porte exquisito para llevar cualquier prenda, sin duda sería un buen modelo para la sesión de fotos. Le hizo pasar al camerino para que se cambiara de ropa.

Le dio intimidad, pero no pudo evitar espiarle de reojo tras las cortinas del intercambiador. Llegó justo en el momento en que estaba en calzones. Los tenía blancos, tipo slip, de una tela bastante fina que dejaba poco a la imaginación, ya que le remarcaba un buen culazo y sobre todo un poderoso paquetón con un buen envoltorio. El tio era alto, con un cuerpo atlético y muy varonil, peludo y con mucho morbo.

A Diego se le estaba empezando a empalmar, pero no fue hasta que le estuvo haciendo las fotos, cuando miraba el resultado de ese modelazo tan guapo en el display de la cámara, que se le empezó a marcar la tienda de campaña bajo los pantalones. Él siguió haciendo fotos, porque ni siquiera se había dado cuenta, hasta que vio que Dario le miraba sus partes y se reía.

Avance “Wedding Package”

 

Joder, qué bochorno. Diego quiso que se le tragara la tierra. Le pidió perdón porque era la primera vez que le pasaba eso con un cliente, pero es que el tio estaba bien bueno. Dario se acercó, comprendió su situación, le agarró la polla por encima de la tela, le bajó la cremallera y empezó a chuparsela. Cabrón, ¿pero no estabas a punto de casarte? ¿Sería uno de esos hombres que llevaba siempre una doble vida, la amorosa y la sexual para satisfacer la demanda de sus deseos?

Manda huevos, que ahora el que se había quedado en pelotas era el fotógrafo, mientras su cliente, vestido de traje, hincaba las rodillas en el frío suelo para darle calor a la polla arropándola con sus labios. Ese chulazo sabía comer pijas grandes y gordas como la suya, no la soltaba. Le devolvió el favor agachándose y comiéndole el rabaco, que por si fuera poco, también lo tenía de buen tamaño.

El chaval resultó ser todo un pasivazo. Estaría acostumbrado a dar por detrás a su novia, pero lo que estaba deseando es que un hombretón machote le endiñara con la polla por detrás. Diego lo puso mirando hacia la pared del estudio y le metió todo el objetivo de su polla gorda y larga por detrás. Qué gemidos pegaba el muy cabrón y cómo empinaba el culo hacia atrás para sentirla mejor dentro de él. Le dio tan duro y con tanto gusto, que a buen recaudo el chavalote se iba a cordar de esa follada entre hombres en su noche de bodas.

 

VER AHORA WEDDING PACKAGE EN MENATPLAY.COM

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar