Viktor Rom doma la boca y el culito de Cesar Paulino metiéndole todo el pollón a pelo | Fucker Mate

Cuando un amigo te invita a quedarte a dormir en su pisito y a que te pongas cómodo como si estuvieras en tu propia casa, lo último que esperarías después de hacerle caso y quedarte en gayumbos, es que tu colega entrase de la misma guisa pero con todo el paquetón hinchado a punto de hacer reventar la tela. La cara de sorpresa de Cesar Paulino al ver al machote de Viktor Rom empitonando con su verga de toro, refleja sorpresa y alegría a partes iguales.

Acercarse y verla mucho más grande, el placer de tocarla por encima de la tela, super gorda, dura y caliente. Mientras Cesar se sumerge en el placer del tacto, Viktor le morrea, le mete un dedo juguetón por el culo y definitivamente le hace suyo.

Se toma su tiempo para sacarle la polla, porque quiere verla desde bien cerca. Tira de la goma de los calzones hacia abajo y lo que sale meneándose en el aire lo deja loco. Un pollón de los que no se estilan, gordo como pocos, morenote, con el capullo algo más rosáceo y un par de cojones dignos del animal más semental que haya sobre la tierra.

Cesar no sabe ni por dónde meterle mano a ese triple monumento, porque le encantaría mamarlo todo a la vez, pero sigue su instinto y se mete toda la trompa en la boca. Es tan sumamente gorda que se amolda a sus labios y le abre los morritos a su paso. Siente que ese pollón le invade la boca y se abre paso hacia su garganta. No se ha tragado ni la mitad del rabo y ya le ha rellenado ese hueco enterito.

El nene no se conforma con chupar de la tetilla, el nene necesita tragarse el biberón entero y en un ardid de valentía engulle más de lo que puede y se atraganta, le salen lágrimas de amor por los ojos, amor de come pollas. Gordo y durísimo, el pollote va pasando de seco a encharcado por sus babas. Le posa una manita sobre los cojones grandes y lustrosos. Viktor le promete regalarle toda la leche que hay dentro de ellos y cuantas más guarradas le suelta por la boca, con más ahínco se la chupa.

Cesar murmura algo con la boca llena. Es como un arrullo que no tiene ningún significado pero que a la vez tiene muchos sin necesidad de traducción literal, un arrullo que viene a decir algo como que le encanta un cipote tan gordo ocupando todo el espacio de su boquita. Cierra los ojos y sigue mamando como por instinto. La polla se desliza entre sus morros, le desplaza una lengua que por dentro hace su labor masajeando la rajeta del cipote con garbo y sale más mojada que antes. Una y otra vez.

Viktor está a punto de darle todo el amor de sus pelotas sin esperar a joderle el ano. Se agarra los huevos junto con la base de la polla y se la empieza a pajear, dejando el resto de esa gorda mancuerna para el chavalito. Se la está trabajando tan bien que lo pone a prueba. Le agarra de la cabeza y fuerza la entrada hasta que le mete toda la polla hasta la base.

Le devuelve tanta dedicación con una comida de culo flipante. Cabeza hacia arriba en el asiento del sofá. Cesar se sube encima y va haciendo una sentadilla hasta toparse con los morros juguetones de Viktor, que cuela su cabeza en su hermosa raja haciéndole un sorbete de ojal. Mientras lo hace, los cojoncetes calientes de Cesar reposan sobre su nariz y el rabo se desliza acariciando su frente.

Carne de gallina, de miedo, de ganas, de deseo. La polla de Viktor se adentra a pelo hacia lo desconocido. Le pide que aguante y eso lleva a Cesar hacia atrás en el tiempo, cuando el enfermero que le ponía la vacuna le decía exactamente lo mismo. Aguanta, aguanta, aguanta. Se lo repetía unas cuantas veces hasta que abría los ojos y la aguja ya había salido de su cuerpo. Ahora era igual pero al revés. Ahora tenía que aguantar a que todos los centímetros estuvieran dentro de su cuerpo para sentir alivio infinito.

Lo bueno de aguantar que te la metan hasta los cojones es que ya no te la pueden meter más y que a partir de ahí, una vez superado un poco de dolor, todo es gusto. Como para no ponerse cachondo y abrirse de piernas cuando el que te folla te cuenta todas sus más enfermizos deseos, deseos de preñarte el culo. Te abres de piernas imaginando ya el semen deslizándote entre tus muslos.

El muy cabrón le culea a fondo, con empaladas rápidas y certeras, frena en seco y gime como si se hubiera corrido. Cesar espera, pero sus muslos siguen secos. Le ha engañado. Viktor vuelve a la carga para darle más rabo. Cuando llegue el momento, si es que llega, no se va a enterar hasta que tenga todo el caldo de cultivo chorreando entre sus piernas.

Un parón en mitad de la follada para hacer limpieza de sable. Viktor le coge de nuevo de la cabeza, se la vuelve a meter por la boca hasta los huevos y entonces esboza una cara de sorpresa y de gusto que le hace sacar rápidamente el pollón de su jeta. Si no se ha corrido, ha estado cerca. Las babas cuelgan de los labios hasta el tronco de la polla, quien sabe si mezcladas ya con semen de macho semental.

Sexo en estado puro destilando por cada uno de sus poros y de las palabras que salen por su boca, Viktor se tumba en el sofá y deja que Cesar se empale la porra sentándose encima de ella. Después de un rato de buenas enculadas, se sienta sobre el respaldo del sofá y le llama cabrón. Tiene el ojete tan abierto que apenas puede cerrarlo. Pero quiere sentir de nuevo ese pollote caliente y que le hablen como a una puta redomada, así que vuelve a sentarse encima y a clavársela.

De lado, por detrás, por delante, Cesar se casca una paja y termina dejándose la leche sobre el cuerpazo de Viktor, que la recibe con ganas pidiendo que se la saque toda de los huevos para él y se la frota por todo el cuerpo como si fuera mantequilla. Se agarra la polla y se arrea su propio pajote sacándose los mecos y un lindo chorrete que le dibuja un símbolo de interrogación alrededor del ombligo. Sin querer ha ido respalando por el sofá hasta el suelo y Cesar lo persigue con su boca para intentar capturar los últimos lefotes que le salen de la verga. Ahora sí son morritos con saliva y semen de macho, ahora ya sí pueden sentarse cómodamente a jugar a la play y ver pelis como colegas.

VER AHORA A VIKTOR Y CESAR EN FUCKERMATE.COM

VER AHORA A VIKTOR Y CESAR EN FUCKERMATE.COM

Botón volver arriba
Cerrar