Tendencia

El chulazo Josh Moore clava su larguísima estaca dentro del culazo de Wess Russel sin condón | Cocky Boys Fans Only!

MORE BEFORE THE AFTERGLOW

Existe el amor a primera vista en los vestuarios, de hecho es el lugar más probable en el que un chico puede fijarse en otro porque es donde los hombres estamos más desprovistos de nuestro caparazón. En los baños y vestuarios nos lo enseñamos todo, nos desabrochamos las braguetas, enseñamos nuestras pollas colgando, y hasta nos palmeamos el culo en plan colegueo o en otro plan.

Lo de Josh Moore y Wess Russel fue amor a primera vista en las duchas. No cabe duda de que los dos son unos guaperas de aupa y que están más buenos que un quesito, razón de más para que se pasaran varios días entrando a los vestuarios a la misma hora, persiguiéndose el uno al otro, mirándose por encima de las mamparas que cubrían las mejores partes de sus cuerpos y que dejaban a la vista sus sugerentes siluetas difuminadas dispuestas para dejar actuar a la imaginación.

Pero la polla pica y mucho cuando te enchochas con alguien y un par de notitas dejadas con tino en las bolsas de deporte en los banquillos fueron suficientes para que ambos quedaran en la habitación de un hotel, sin llamar la atención del resto de colegas del gym. Acostumbrado a chavalillos, Wess necesitaba subir un nivel en el escalafón del follaje, así que se preparó a conciencia esperando a su macho con algunas cuerdas para que lo atara y le hiciera su esclavo.

Tenía miedo porque apenas conocía a ese tio y capaz era de destrozarle el culo sin que él pudiera hacer nada por evitarlo, con las manos encadenadas a cada esquina de la cama, pero lo que se encontró fue con su mejor sesión de amor y sexo retozando con un poco de bondage de lo más light y sensual. Ambos descubrieron que tenían más en común de lo que pensaban. Los dos gozaban de una buena salud en sus largos y gordos rabos.

Ya que lo tenía atado, fue Josh el que se encargó de dar cuenta de las dos pollas, agarrándolas con una de sus grandes y fuertes manos y pajeándolas a la vez una sobre otra antes de agacharse y probar las delicias de su rabo gemelo. Después de lamer la raja del culito de ese rubiales guaperas, lo tumbó boca abajo sobre la cama con las piernas estiradas y ligeramente abiertas y le introdujo toda su enorme herramienta a pelo por el culo, azotándole sin parar, dándole la vuelta, poniéndole de lado hasta follarle de todas las formas posibles.

Con todos sus músculos en plena acción, apretados entre las cuerdas, Wess se granjeó un pajote llenándose la panza de semen. Josh le sacó la polla del culo y tiró a dar, metiéndole una lluvia de chorrazos que le cruzaron el cuerpo desde el trasero hasta la cabeza. Asombrado, a Wess no le quedaba otra que mirar hacia abajo, asistiendo atónito a los escupitajos certeros que lanzaba esa pedazo de polla, viendo cómo su cuerpo se iba quedando mojado con el esperma de su nuevo coleguita de gym, todo cubierto de amor.

VER AHORA A JOSH Y WESS EN COCKYBOYS.COM

VER AHORA A JOSH Y WESS EN COCKYBOYS.COM

Cerrar