Tendencia

Una verga gorda y cañonazos de lefa calentita para el chavalín | Latin Leche

Es hora de salir a cazar de noche, la hora en la que la gente o es muy desconfiada o está muy desinhibida. El objetivo es encontrar a un tio con pinta de muy machote para hacer algo especial. La suerte hubiera sido encontrar a un tio con algunas copas de más al que no le importase experimentar nuevas cosas en el sexo, pero el cámara fue a dar con el más cauto del barrio. Bastó lanzarle un piropo para que saliera huyendo.

Nada que un poco de dinero de por medio no pueda solucionar. El hecho de proponerle cosas y que las rechazase pero no se diera media vuelta sino que se quedase a escuchar las nuevas propuestas, ya era buena señal. ¿Unas mamadas? No. ¿te vienes a mi casa y te haces una paja mientras te grabo? Tampoco. ¿Te doy el sueldo de un mes de lo que te dan en tu trabajo si te vienes y te dejas chupar la poronga por mi colega que está en casa esperando? Hostia, una oferta irresistible. Eso sí, ¿eh? Que te coman la pija y encima cobras.

En casa ya está esperando el chavalito al que no conoce de nada, pero ya se ha encargado el cazador de mediar entre dos desconocidos para que acaben dándolo todo delante de la cámara. Casting callejero. Ese machote no mentía al decir que tenía buena pija. Joder, dónde va el colega sin rabo. Morenote y gordo, hace que el chavalín se ponga las botas metiéndose todo ese cipote grueso y brillante por la garganta.

Así da gusto, ver a un hetero que se iba a casita, pillado por la calle y ahora con los pantalones bajados, gimiendo en silencio mientras mira a un chico mamarle toda la polla. El chavalín se está poniendo tan cerdo chupando minga, que se la deja dentro de la boca mamando mientras con las manos empieza a descubrir su trasero bajándose los calzones.

No falla, cuando tienes a un tio bien caliente con la polla dura y le enseñas un agujero donde meterla, se pasa todas sus tendencias sexuales por el forro, las manda a tomar por culo y empala siguiendo las leyes de la naturaleza. Le gusta lo apretado que queda su cipote dentro de ese culito y al final empieza a gustarle y darle morbo que otro tio esté disfrutando de su enorme rabo.

Un hombre nunca puede esconder lo que realmente le gusta. Esto es como cuando estás en los vestuarios rodeado de tios y se te levanta la polla, no hay lugar a dudas de lo que te gusta. Cuando el machote empieza a lanzar chorrazos de lefa por la polla como una fuente, no puede ocultar que la follada con otro hombre le ha encantado. Seguro que no ha salido tanta lefa por la punta de su polla en su vida.

VER YA LA ESCENA EN LATINLECHE.COM

VER YA LA ESCENA EN LATINLECHE.COM

Cerrar