Tendencia

Sexo de emergencia 2: Lukas Daken se relame con la lefa de Damien Stone | MEN

A qué sabe el semen de los hombres. Es una pregunta que Lukas Daken había comenzado a hacerse por los buscadores de internet desde hacía unas semanas. Mira que alguna que otra vez alguna de sus pajillas había ido a parar con buen tino a su boca, pero no dejaba de ser su propio semen y lo único que recuerda de aquellas veces es que pegó unos cuantos escupitajos al sentir ese sabor extraño en su boca, como a amargo y saladito a la vez.

Encontró de todo un poco y todo tipo de sabores de aquellos y aquellas que ya lo habían probado y lo que más le moló leer es que había hombres cuya lefa sabía de puta madre. Poco a poco empezó a interesarle el tema y aquí le tenemos, a la busca y captura de un machote que le dé biberón para saciar su curiosa y repentina sed.

El cabrón se ha visto las escenas más guarras de todo internet, hasta de tios que se beben un vaso lleno de lefa de montones de hombres en un bukkake y esos en que apuestan al juego de la galleta corriéndose encima de unas pastas y el perdedor tiene que comérselas glaseadas de esperma de macho. Cuando ve esas bocazas soltando leche por las comisuras de los labios en gran cantidad, hace un gesto raro con la cara como de rechazo, pero bien que sigue mirando y se le pone bien dura. Le da un poquito de reparo comer semen, pero en el fondo necesita experimentarlo.

La última noche apenas podía pegar ojo. La curiosidad se había convertido ya en necesidad y se tiró toda la puta noche masturbándose, pensando en bukkakes, en orgías, en las corridas de varios hombres resbalando sobre su cara y su cuerpo. Pasaba la yema de un dedo por la raja de su cipote, lo empapaba en precum y se lo lamía como un chupa chups el muy cerdo.

Al día siguiente ni gym ni hostias, se fue de cruising en busca de machos y dio con Damien Stone de bruces. El tio estaba escultural y buenorro y a Lukas le dio cosa preguntarle así de forma tan directa que si le apetecía correrse en su boca. Y claro, a qué tio le propones eso y te dice que no. Con mucho gusto Damien aceptó de buen grado.

Eso sí, para llegar a la corrida, pues por qué no disfrutar de una buena follada y crear una buena cantidad de leche en los huevos. Ambos dieron buena cuenta de sus rabos, Damien petardeó el culo del chaval y cuando los tuvo cargaditos, se pajeó sobre su cara y le soltó toda la lefa directa en la boca. Esta vez Lukas no la escupió, sino que la saboreó pegajosa, deslizándose entre sus labios. Pensaba que aquello era una puta guarrada. No dejaba de ser el semen encerrado varios días en los cojones de un hombre, pero la sola idea lo cautivaba. La leche se le coló por la garganta y tragó, vaya que si tragó.

VER EMERGENCY SEX EN MEN.COM

 

VER EMERGENCY SEX EN MEN.COM

Cerrar