Tendencia

Koldo Goran se folla el culazo de Aaron Blue a pelo y le mete unos buenos lefazos en la cara | Fucker Mate

Ahora que Aaron Blue había visto las maravillas de la ciudad de Barcelona, le tocaba ver otra maravilla, el monumento que Koldo Goran le tenía reservado entre las piernas. Nada más subir al piso y quitarse los pantalones, se dio cuenta de que el chaval iba más que preparado, con los gayumbos abiertos por la parte trasera, aunque iba a molar quitárselos, más que nada porque marcaba un buen paquetón, con la pija morcillona hacia abajo intentando despertarse de su letargo.

Y si uno ya iba preparado, el otro no era menos. Salió a recibirle directamente en calzoncillos y con la picha hecha un lío, casi dándole la vuelta a la cadera de lo larga que la tenía, quiero decir. Aaron se la tocó, la blandió entre sus dedos y se puso tontorrón. Se agachó e hizo lo que todo hombre debe hacer con un pollón así de grande, destaparlo poco a poco, dejar que la goma de los gayumbos fuerce la polla hacia abajo y que cuando salga te pegue un hostión de los que no se olvidan.

Aaron tenía una buena boca para chupar rabos como esos. Fue verla y la abrió a tope metiéndole unas primeras caladas, apretándola por la base, mirando a su dueño y sonriéndole para decirle sin palabras lo grande que la tenía. Estaba bien que se lo dijera, aunque de eso Koldo era consciente cada vez que se tocaba la picha para mear, masturbarse, follar o por conveniencia, porque sí, lo que venía a ser el noventa y nueve por ciento del día.

El gustazo de disfrutar de un buen rabo llenándote la boca, el cipote rozándote la campanilla. Aaron miraba a Koldo cada vez que se la sacaba de la boca para respirar, lo miraba a él y miraba su enorme polla, como intentando discernir cómo coño tenía esa cacho polla. Comenzó dejando resbalar sus apetitosos labios por el cipote y la primera mitad del rabo, pero después le entraron unas ganas terribles de pegarse el atracón de su vida.

Koldo no acostumbraba a que los tios y menos un chavalín intentasen tragarse su tranca entera. Fue justo en la última calada cuando alucinó, cuando Aaron abrió la boca a tope, tragó, tragó y consiguió comerse hasta el último centímetro llegando hasta sus colgantes cojones y a la base de su polla. Todo un campeón que merecía su ansiada medalla.

No sólo batió su record, sino que lo revalidó una y otra vez mientras hacían el sesenta y nueve previo a la follada. Ese chaval tenía unas tragaderas de alucine, por eso antes de follarle el culo le folló esa cara guapa. Se puso en cuclillas con la cabeza de Aaron entre sus piernas, enfiló la polla dentro de su boca y se la penetró a conciencia.

Antes de metérsela por detrás, Koldo desenvainó la verga sobre la raja del culito y le dio un buen repaso frotándosela por encima. Una técnica para abrir ojetes que nunca fallaba y menos cuando tenías una polla kilométrica y tan jugosa. Un salivazo en el capullo, cipote encajado a pelo en el agujero, un poco de fuerza bruta y Aaron que se revolvía a cuatro patas de dolor y gusto a partes iguales sobre la cama sintiendo cómo su culazo se partía en dos.

Le fue dejando que se acostumbrase, metiéndole cada centímetro muy despacito hasta empastarle los huevos en la raja. Después consideró que ya había tenido suficientes miramientos y empezó a sacar y meterle la polla enterita por el culo. El diámetro del pollón de Koldo ocupaba todo el ojete, no había hueco ni para la imaginación.

Aaron mordía la almohada como un perro, abría los ojos como platos y no dejaba de gemir. Su cabeza le jugaba malas pasadas, estaba desconcertado, tanto que no sabía si gemir de dolor o reir de gusto. Se ve que no le habían metido una polla igual en su vida. Koldo también estaba disfrutándolo a tope notando cómo ese culazo se ajustaba al contorno de su polla mucho mejor que un guante, permitiendo que el chaval le mordisquease los brazos.

Le sacó un rato la polla del culo y observó el pedazo agujero que le había hecho. No era cualquier agujero, era SU agujero. No tenían polvos de talco para curarse, pero ambos se calmaron polla y culo, Koldo acariciando suavemente el ojete de Aaron y este ensalivándose los dedos de la mano y llevándolos a la polla de Koldo para embadurnársela de babas.

Muy juntos, frente a frente, unidos por lo más sagrado, hicieron el amor como perracos. Igual que uno no puede imaginarse cómo es posible que un punto minúsculo del universo contenga tantos átomos, esto tampoco tenía explicación, cómo una jodida polla tan enorme podía entrar por un agujero tan estrecho. Pero había que tener fe y contemplar, simplemente ocurría.

Algunos tios se sientan sobre las pollas y otros hacen puro arte al sentarse sobre un rabo. Aaron era de los segundos. Ni una verga de semejante tamaño le impidió subir y bajar casi a cámara lenta su culazo con la polla dentro desde el cipote hasta las mismísimas pelotas, disfrutando de cada centímetro de dotación de ese jodido macho, contoneando la espalda y el culete para pegarle un bailecito pajeador porculero inolvidable.

Koldo se había propuesto que después de aquella gran follada, ese chavalito saliera por la puerta no sólo con el ojete recordando su enorme rabo, sino con los dedos en el móvil wasapeando a sus colegas contándoles maravillas. Aaron no se había acostumbrado aún al tamaño de esa verga cuando Koldo le estaba follando en posturas sólo aptas para los que ya se habían acostumbrado a ella.

Con la polla aún entrando y saliendo del interior de su agujero, Aaron se despipó la pija derramando su leche por encima del ombligo y los tatus. Koldo devolvío al chaval a los orígenes de su encuentro, de rodillas. Se pajeó la polla sobre su cara y le metió la consagración entera, con un primer lefazo que salió diaparado por encoima de la cabeza dejándole toda la gomina encima, un segundo que salió como una metralleta dibujándole una línea blanca de lefa espesita en la parte izquierda de la jeta, otro en el pelo, otro en el hombro y unas últimas gotas sobre las cejas y la nariz. Si el chaval había venido ya guapete, ahora se iba a ir más todavía.

 VER AHORA A  KOLDO Y AARON EN FUCKERMATE.COM

 VER AHORA A  KOLDO Y AARON EN FUCKERMATE.COM

Cerrar