Aventuras de Verano 2: Jonas Jackson se lleva a la cama a Lucas Fox el chulazo del gym del hotel | MEN

Hospedarse en un hotel con gym en la azotea es de lo mejor que hay. De repente puedes encontrarte a un grupito de amigos de buen rollo que están todos buenísimos o a un chulazo solitario que se machaca los biceps. Sea como sea, lo que mola es ver cómo el sol pegando duro en el tejado hace que al final todos acaben desnudos de cintura para arriba, aunque los hay que se vienen directamente de la piscina en speedos.

Jonas Jackson se encuentra haciendo curl de mancuerna, pero su rabo empieza a hacer también curl cuando ve entrar a un tiarrón cachas que está para chuparse los dedos. Barbita, gafas de sol y nada más llegar Lucas Fox se quita la camiseta dejando a la vista un cuerpazo de vicio, con un torso algo peludo, abdominales marcadas y pecho prominente, vamos, un fuertaco.

Jonas le mira, no lo puede evitar, está demasiado buenorro y parece que a Lucas no le molesta lo más mínimo, es más, se diría que hasta está acostumbrado. De hecho hasta devuelve las miradas, se pone a hacer ejercicios de precalentamiento delante de Jonas y hasta le da una palmada en el culete en plan colegas. No sabe si se está pavoneando o si realmente va a ocurrir algo de verdad.

Entonces se quita las gafas y a Jonas se le pone el pito bien duro. Encima de cachas, guaperas. Lucas coge una botella de agua y bebe como sólo puede hacerlo el chulazo de las once en punto del anuncio de coca cola, dejando que el líquido caiga fuera de su boca y dé brillo y refresco a su cuerpo. Jonas se acerca y le propone llevárselo a la habitación del hotel. Una matadora sonrisa por respuesta.

Arrodillados sobre la cama, bien juntitos, Jonas se sumerge en los besos de esa boca hasta perder el sentido y le toca el musculoso cuerpo como si no pudiera creer que lo tiene ahí para él solito, que en breve le va a empotrar su soñado macho. Otra vez se quita la camiseta y va directo a los pezones, sintiendo con la frente y los labios la dureza exquisita de esos cultivados pectorales.

Dios! por encima de la goma de los pantalones de deporte ya le asoma la polla. Tan jodidamente larga la tiene. ¿Es que ha ido a dar con el tipo perfecto y en realidad ese puto verano de suerte está hecho a su medida? Jonas se entretiene esnifando pectoral, con una mano pajeando suavemente el rabo sobre la tela. Se quita también la camiseta. No está tan definido pero no se le han dado mal estos días de gimnasio al aire libre.

Normalmente, tratándose de un completo desconocido, Jonas iría directo a mamar rabo, pero es que este tiene mucho más que eso para disfrutar. Aún así, después de pegarse el lote besando su torso, ya ha llegado la hora de conocer al pequeño hombrecito que aguarda ahí abajo. Lucas tira fuerte de la goma de los pantalones hacia abajo y deja escapar su polla. Jonas la coge con la mano y le mira con cara de felicidad absoluta antes de meterse en la boca ese estupendo nabo con capuchón, de los que a él le gustan.

A Jonas le late el corazón a cien. Lucas acaba de tumbarse sobre la cama. Todo un tiarrón morenazo, fuerte y pollón tumbado sobre la cama, dejándose hacer mientras lo tiene cogido por los huevos. En breve Jonas le ofrecerá algo a lo que ningún hombre puede resistirse, su gran culazo para grandes vergas, regalado a cuatro patas. Lucas se agacha para lamerle el ojete con la punta de la lengua, se vuelve a poner de rodillas y le enchufa el rabo duro dentro del hueco.

Ese tiarrón la tiene tan larga que necesita de unos buenos bandazos con el pandero para colársela de principio a fin. En esa postura, sólo puede verle por el rabillo del ojo azotándole bien, pero ya está su imaginación, conservando en su cabeza la imagen de ese chulazo haciendo pesas al sol, para hacerse a la idea del hombre con el que está lidiando.

El cielo, el puto cielo. Eso es lo que Jonas ve cuando le cruje el culo cara a cara tumbado sobre la cama. Un hombre sudado, rabioso y fuertaco, penetrándole con furia, con suficiente fuerza en los brazos como para poder hacer flexiones mientras se lo folla. Unas vistas para dejarse llevar y correrse.

Lucas saca la polla del interior del culo de Jonas entre potentes gemidos. Con rapidez se quita el condón, se pajea el rabo y empieza a deslecharse sobre los cojones y la picha de Jonas, dejándosela vestida como una novia. Porque casarse con ese hombre y que todos los días fueran luna de miel es lo que a él le molaría.

ENJOY JONAS AND LUCAS AT MEN.COM

ENJOY JONAS AND LUCAS AT MEN.COM

Cerrar