Yann Lindell se queda en pelotas en el estudio | Bel Ami Online

Un chulazo entra por la puerta de tu casa, va desnudo de cintura para arriba, luciendo sus abdominales y cuerpo atlético. Dice que es el fontanero, sin embargo en lugar de dirigirse hacia la cocina, se planta en tu salón, se quita las zapatillas, se baja los pantalones, está empalmado y se sienta en tu sofá. Te mira fijamente, hace una mueca dibujando una sonrisa mientras baja su mirada de tus ojos a su gran polla tiesa.

Para qué negarlo, Yann Lindell te acaba de atrapar y de poder hacerlo, acudirías como un perrillo a lamerle las heridas, a sacar oro de la mina de sus cojones. Pero no puedes, porque no estás allí. Por eso, mientras te tiras de los pelos, te ves obligado a observar cómo reboza su bonito cuerpo y su rabo por los cojines, cómo sienta sus posaderas algo peluditas sobre el reposabrazos.

Lo sabes. Sabes que en cuanto llegues a casa te vas a quedar en pelotas sobre tu sofá preferido olisqueando cada centímetro, pajeándote como nunca mientras cierras los ojos e imaginas a ese chaval contigo, dándote de comer rabo, mientras esnifas el rastro de macho y de su lefa sobre los cojines y terminas uniendo tu leche a la suya.

@ fotografías por Eliot Klien

WATCH NOW YANN LINDELL AT BELAMIONLINE.COM

WATCH NOW YANN LINDELL AT BELAMIONLINE.COM

Cerrar