[Fucker Mate] Hector Agusti le abre el culito con la polla al asiático Yoshi Kawasaki

No sé si recordáis el artículo en la que os daba a conocer cuál era la medida de polla estándar de cada país del mundo. Siempre que se hace una media, debe haber chicos que la tengan más grande y otros más pequeña, para compensar, pues en el caso del asiático Yoshi que se estrena en Fuckermate.com id desechando todas las estandarizaciones y leyendas de que los orientales la tienen pequeña, porque este viciosete chavalín no sólo eleva la media del país entero, sino que encima el cabrón la tiene hasta morena contrastando con la piel de su cuerpo blanquecino.

Reconozco que soy fan de los anime japoneses y que me pongo palote con los anime y mangas yaoi, que para los que no lo sepan, así a modo de culturilla general, significa “gay”. Sobre todo lo que me pone burro son los comics estos en que los dibujantes derrochan imaginación y presentan a personajes guapos, esculturales y de pollas gigantescas que parecen estar rebosando leche a cada puto segundo, siempre lubricadas en semen. ¿Que si los dibujos pueden llegar a ponerte cachondo e incluso servirte de comida para cascarte una buena paja? Pues os animo a mirar alguno a ver si os mola, es otra fuente de diversión.

Esta escena de Fuckermate.com se convierte en uno de esos anime yaoi con personajes de carne y hueso y encima, para ponernos más cachondos, el jovencito Yoshi Kawasaki se las tendrá que ver con uno de los rabos morenotes más traviesos y lecheros del porno gay, el del espectacular Hector Agusti, que ya estaba deseando colar su polla por el culito prieto de un chaval oriental. Un encuentro interracial lleno de matices y contrastes que acaba con una explosión de felicidad, pero felicidad de la visible, esparciéndose por toda la habitación 😛

A juzgar por la cara de Yoshi, por como bufa y se pone cachondo rebozando su polla por la de Hector, no debe haber visto muchas así, tan largas y tiesas cilimbreando al viento, poderosas, un gancho duro y perfecto para encajarse directamente en él y que te folle el culo. Enseguida el chavalín se agacha y despliega los morros para abarcar ese palo de ébano dejándolo ocupar el interior de su boca. La polla está formando un ángulo tan recto que se ve obligado a despegarla del estómago para poder practicarle la mamada.

Parece como si la polla respirase sola y le insuflase aire caliente en la garganta saliendo por la raja del cipote. El cabroncete ataca los huevos y le mete un repaso a toda la barra con la lengua, joder cómo se está viciando el tio, tiene polla más que de sobra para dar rienda suelta a su imaginación. A Yoshi le gusta sacar la lengüita y que le peguen en ella unos buenos cachetes con el rabo para saborear la precorrida que sale por el cipote. Hector lo ve tan entregado que ancla la mano a la raja de su culo metiéndole un dedo para ir preparando el camino. Con lo suavecito que tiene todo el cuerpo y resulta que el cabrón tiene el culo peludo. Muy pronto va a tener esos pelillos cercanos al ojete bien mojados.

No puede abarcar con la boca una polla tan larga y grande, chupa como si fuese una tetilla, apretando bien con los labios intentando absorver y sacar el jugo de leche centrándose sólo en la parte superior del rabo. Hector no se conforma con que le chupe estilo biberón, así que le folla la boca y se la mete hasta la garganta. Con fuerza lo tumba boca abajo contra la cama, tan fuerte que la polla de Yoshi se le queda prolongada hacia atrás, larguísima, presionando con fuerza el colchón mientras Hector le despliega los globos del culo con las manos y le come todo el ojete.

Yoshi tenía pensado pillarse un pedo esa noche, pero por lo visto el cubata le va a llegar antes de lo previsto y por un lugar que no esperaba. Antes de eso, cómo le gusta tumbarse boca arriba, cerrar los ojos, sacar la lengua y notar el sabor de una polla y huevos resbalando gloriosa con la saliva que sale de su boca. Un 69 de lujo lamiéndose las rajas mutuamente y una follada por la boca para poner a punto y probar la fuerza del rabo, preceden a la follada que el chavalín estaba esperando con tantas ganas.

Su boca todavía tiene el sabor a rabo de ese macho cuando se pone a cuatro patas y pone el culo en pompa para que Hector haga lo que quiera con él. La curvatura tan poco normal de su polla le obliga a ponerse casi en horizontal junto con el chico para penetrarle. Todavía no se ve la polla entrando dentro del culo, pero los gritos de gusto y la cara de Yoshi lo dicen todo, le está desvirgando con lo más grande. Por un momento el chavalín se queda con la boca abierta y los ojos entornados. Ese dolor que siente en brece se convertirá en un gusto exquisito cuando la polla de Hector le invada hasta las pelotas y el glande le empiece a rozar por dentro lo que nunca nadie le ha rozado.

Atrapado entre sus dos grandes brazos, Hector le da unos besitos al nene para calmarle el dolor del culito, mientras su polla permanece apretada y deseosa de frotarse en el interior de su acogedor agujero. Hector nota el ligero temblor de las piernas bajos sus muslos cuando arranca y se la mete. Empieza suavecito, dando lentos meneos con el trasero para clavársela hasta que se acostumbra a tener a ese invitado de lujo entre sus piernas y le resbala con mayor facilidad hacia adentro.

La carita de Yoshi recibiendo su primer pollón es un poema, alucinando que está con la boca abierta gimiendo, pareciese como si en algún momento la polla que le está entrando por el culo se le fuese a salir por la boca. Hector la tiene larga, pero no tanto como para meter semejante empalada. Lo que es innegable es que la tiene enorme y el cabronazo puede permitirse una buena separación del culo del chaval sin que su rabo se salga para después meterlo centímetro a centímetro en toda su longitud. Hasta el condón se le queda pequeño, tanto que no le cubre los últimos cinco centímetros de la base del rabo.

En posición de flexiones, Hector le taladra de diferentes posturas para abrirle bien el ojete. Al final Yoshi resulta tener un culo generoso y muy tragón. No para de gimotear el cabrón pero bien que eleva el trasero aguantando las embestidas de polla. Echa la vista atrás y no puede creer lo que ve, Hector atravesado metiéndole la polla doblada, literalmente. Cuando se acostumbra al tamaño, se sienta en el trono de ébano, coge la pija durísima por detrás con la manita y poco a poco se la va hundiendo en su agujero, toda enterita hasta que sólo deja a la vista las pelotas negras.

Ahora que tiene él el control pilotando un buen caramelo, ya no chilla, y eso que se la ha tragado entera. Sin sacársela del culo, pivota sobre la tranca y se da media vuelta para que Hector vea su hermoso culo pajeándole la polla. Esta nueva postura parece ponerles cachondos a los dos por igual, a Yoshi se le nota enseguida porque de tener la picha colgando mientras salta, en cuestión de segundos se le pone dura y se le mantiene casi tiesa.

El chavalín aprovecha la empalmada para meterse un pajote en toda regla y verter su leche sobre la pierna de Hector, toda blanquita resbalando por el muslo. El tio guarrete planta la manaza encima de su propio semen y se lo lleva a la boca para probarlo. Hector le saca la polla del culo y se echa mano al rabo comenzando a pajeárselo también. Mientras lo hace, Yoshi acerca la cara. No es consciente de lo que está haciendo hasta que siente la lefa salpicarle en toda la jeta y metiéndole un buen batido dentro de la boca hasta la garganta. Hector le aparta la cara para que no se ahogue y el tio sigue soltando leche por la polla disparada a chorrazos hacia arriba y cayendo sobre su cuerpo moreno dejándole pintura blanca por todas partes. Joder, menuda manguera potente tiene entre las piernas. Ahora es Yoshi quien calma el dolor de ese rabo recién ordeñado masajeándolo con su boca rellena de semen, sintiendo cómo las últimas gotitas le leche caliente que salen por la raja del cipote le impregnan la lengua y el paladar.

>> INTERRACIAL FUCK WITH HECTOR AGUSTI AND YOSHI AT FUCKERMATE.COM

Hector-Agusti-Yoshi

>> INTERRACIAL FUCK WITH HECTOR AGUSTI AND YOSHI AT FUCKERMATE.COM

Mostrar más
Botón volver arriba