[Lucio Saints] Lucio Saints desvirga a Cesar Ferrer por primera vez delante de las cámaras en “Use Me”

Si alguno se ha quedado pensando dónde ha escuchado antes el nombre de Cesar Ferrer, aparte de por alguna escena como activo, si os recuerdo esto, las famosas batalas de talentos, seguro que ahora sí os viene ya a la cabeza ese chaval de piel morena con un tremento pollón gordo y robusto entre las piernas que se midió a pajas con Abraham Montenegro. El juego terminó con victoria de este último en el marcador, pero en el sexo no hay perdedores, todos ganamos y de cualquier forma la derrota te hace más fuerte, así que Cesar Ferrer llega para reclamar su lugar como un javato y vaya si consigue ponerse a la altura.

Si se os pone dura al verle en las imágenes, si babeais aunque sea un poco mirando al chaval tumbado boca abajo, si de repente os viene a la mente la posibilidad de sacaros la polla toda dura de la bragueta, abrirle los cachetes del culazo a dos manos y penetrarle hasta el fondo, no os sintáis culpables, es precisamente la fantasía que Lucio Saints va a cumplir, así que poneos cómodos y disfrutad de un desvirgamiento ante las cámaras en toda regla, con una de las mejores pollas del panorama porno gay.

Quién fuese la mano y la boca de Lucio para sentir el tacto de esos globazos de piel de melocotón, un tio con curvas exquisitas para la vista y para el paladar. Cesar duerme plácidamente la siesta sin enterarse de nada mientras su colega le sigue explorando, echándole lubricante directo a la raja, desplegándole a un lado y a otro y dejando a la vista su precioso agujero por el que en breve le estará metiendo todo el pollón por primera vez. No escatima en lubricante y ya lo lanza directamente al agujero para prepararlo bien.

Con tanto tocamiento Cesar termina despertándose y se pone como los perritos cuando el dueño les acaricia la barriga, boca arriba, con los brazos y las piernas en alto. Lucio aprovecha y le encasqueta dentro del culo todo el dedaco, se le queda mirando mientras el chavalote gime y se estremece al sentir su culazo invadido por ese extraño pero deseado dedo. En plan cabronazo y para que ya vaya haciéndose a la idea, Lucio le mete dos consiguiendo que Cesar se le revuelva en la cama y que al chaval se le empiece a poner la polla tiesa dentro de los calzones, rozando con el cipote justo en la barbilla de Lucio.

Dejando libre a su enorme y gigantesca polla de macho, Lucio se quita los calzones. Se nota que la tenía bien aplastadita para lo grande que es dentro de unos slips que ya se quedan demasiado justos para su tamaño, porque cuando se la saca, además del pollón gordo, del poco espacio libre uno de los huevos ha sido desplazado hacia arriba. Pero todo eso da igual cuando no hay ropa de por medio, porque al final cada parte de su anatomía se pone en el lugar correcto. Si lo pensamos bien, con la de veces que nos sentamos y levantamos al día, que si nos da por hacer el pino y mil cosas más, pobres nuestras pelotas, cómo las maltratamos y cuánto les debemos a las cabronas.

Con el culo tan engrasadito, no debería haber problemas. Lucio apunta hacia el agujero y acaricia los alrededores del mismo con el cipote, paseándolo por toda la raja de arriba a abajo, metiendo la cabeza haciendo intento de penetración, comprobando si ha echado suficiente lubricante para no hacerle daño. Cesar recibe su primera polla delante de las cámaras con mucho gusto y también por primera vez experimenta lo que es el contacto de unas pelotas en su raja, el rabo le agujerea hasta introducirse dentro, una barra energética de vicio que le hace sentir sensaciones nuevas que nunca había disfrutado, haciendo que se revuelva de nuevo en la cama con algo tan grande dentro de él.

Lucio no necesita manos para reconducir su polla hasta el agujero. Soy un auténtico fan de su rabo, la forma en la que parece tener vida propia y qué bien la sitúa para enfilar a un tio, fan de esos momentos como cuando saca la polla del culo y el condón se le queda apenas recubriendo una tercera parte de lo pequeño que es para un rabo tan grande. Con qué apetito culea el cabrón cuando Cesar se le monta encima, levantando las caderas a un ritmo endiablado, metiéndole mandoble tras mandoble sin dejar de restregar su polla dentro de ese culazo, apretando el labio inferior con los dientes mostrando su dominancia.

Cesar se queda rebotando y casi sin sentido, intentando digerir lo que está sintiendo por primera vez y quizá preguntándose por qué no lo ha probado antes, porque por mucho que sienta dolor, también le está molando, dominado por completo por esa polla tiesa. Cuando ya tiene suficiente con la cabalgada, lo pone a cuatro patas, le abre bien el culo con las manos y se le monta encima clavándole toda la manguera, acoplándose con los muslos y las pelotas a su culo en cada reventada que le pega.

La cosa se anima tanto y Lucio está tan caliente, que termina convirtiendo a Cesar y a su culo en sus esclavos, follándoselo mientras le cruza las manos por detrás, sin hacer caso de los gemidos que profiere el chaval cada vez que se la mete, mirando los gestos de su cara y cómo se retuerce una y otra vez con tanta polla dentro. En el fondo sabe que le gusta, de hecho cuando para unos segundos, el chavalote echa el culo hacia atrás buscando tema.

Con un arte que lo flipas, haciéndolo resbalar por su polla y extrayéndolo con la palma de la mano, Lucio se quita el condón y se pone boca arriba con el palo tieso para que Cesar se la chupe. Basta una calada, un repaso de lengua para que el chico termine con los morros pringados de mezcla entre lubricante y su propia saliva. Me encanta ver a un tio con los morros así de sucios, me pone cerdo, eso demuestra el hambre que tiene. Si antes era el culo, ahora fuerza al chaval con su porra por la boca, incluso le mete los dos pedazo cojones bien gordos dentro como dos bolas de helado.

Pajote del revés, saliva, mano llena de rabo, hay mucho y muy grande donde agarrar. Es hora de sacar toda la leche de esos cojones, es hora de hacer desembuchar a ese macho y que lo saque todo por la raja del rabo. Cesar le agarra por los huevos y le levanta la polla antes de que Lucio tome el control de su arma y dispare hacia arriba chorros de lefa muy blanca y calentita que termina depositando en sus muslos, en la mano y el brazo del chaval, que se queda observando esa maravilla, tanta leche y tanto vicio a apenas un palmo de distancia.

>> MIRA CÓMO LUCIO SAINTS DESVIRGA A CESAR FERRER DELANTE DE LAS CÁMARAS EN LUCIOSAINTS.COM

Cesar-Ferrer-Lucio-Saints

>> MIRA CÓMO LUCIO SAINTS DESVIRGA A CESAR FERRER DELANTE DE LAS CÁMARAS EN LUCIOSAINTS.COM

Mostrar más
Botón volver arriba