Malik Delgaty empotra a Paul Wagner sin condón en el sofá y el cuarto de baño y se corre encima de su cara | MEN

Warm Welcum

BEL AMI ONLINE

La verdad es que Malik Delgaty no estaba acostumbrado a que le dieran una bienvenida tan calurosa. Paul Wagner le recibió alabando sus firmes pectorales y el tio no se cortó un pelo al plantar bien las manos sobre ellos. Luego, cuando su novia se largó y, misteriosamente les dijo que les dejaba haciendo cosas de chicos, Paul empezó a masajearle los hombros y no le quitaba ojo de encima.

No entendió el mensaje de su chica hasta que Paul empezó a preguntarle si todo lo tenía tan grande y se lanzó a su boca robándole un beso. Malik no iba de ese palo. Retiró a Paul de un empujón, pero el cabrón era insistente y le plantó la mano en todo el paquete, le bajó los pantalones y los gayumbos y se inclinó para meterse toda la polla dentro de la boca.

Cómo negarse a recibir una buena mamada después de un largo viaje. A Malik se le puso bien tocha, toda larga, grande y dura, llenando la boca de ese mamón con una buena barra energética. Qué buena mano tenía para pajear rabos, fuerte y a la vez cariñosa. Cuando se la zampaba tragando bien por la boca, la usaba para acariciarle los huevos con los nudillos y la raja del culo cerradita y apretada.

Se desudó por completo tumbándose en el sofá para ver de frente esa carita guapa comiéndole todo el nardo. Sin duda el tio la estaba disfrutando a tope. No dejaba de mirársela con ganas, de relamerla, de soltar saliva. Paul se desabrochó también la camisa mostrando su torso varonil de pelo en pecho. Malik se revolvió en el sofá dejando a Paul bocarriba con la espalda pegada al asiento, subió una pierna al sofá y le folló la boca hasta atragantarle con la polla.

Mientras Paul se recuperaba entre pollazo y pollazo, retomando la respiración, Malik aprovechó para darle de hostias con el rabo en toda la jeta. Le agarró fuerte por el cogote levantando la cabeza del sofá y se la metió a fondo hasta la campanilla. Si su novia hubiera entrado por la puerta en ese momento se habría encontrado unas vistas de lujo, con su noviete desnudo, de espaldas, con un culazo de la hostia reventando una boquita, con sus pelotas bien ceñidas a la entrepierna.

Al levantarse, Malik la tenía completamente tiesa, larga y grandota, todo un cilindro follador mirando hacia arriba. Se sentó en el sofá. Paul se quitó los pantalones, colocó las rodillas a cada lado de las caderas de ese campeón, le cogió la polla por detrás y la condujo hacia el interior de su cuerpo sintiendo cómo se hundía a pelo por el interior de su ano.

Firme y dura, como a él le gustaban, su agujero se quedó estrecho ante semejante pollón. Cabalgó sobre las piernas de ese machote joven y fornido mirando su atractiva cara de empotrador, su espectacular y musculoso torso, agarrándose a sus muslos fuertes. Le regaló el culo para que se lo follara libremente y descubrió en Malik a todo un follarín que sabía muy bien cómo manejar su arma y cómo meterla por los agujeros más estrechos.

De repente lo tenía encima como se ponía a penetrarle mirando en dirección contraria, haciendo buen uso de su miembro viril. Esa postura le encantó, Malik todo lo largo que era, con los pies y las manos apoyados en los reposabrazos de cada lado del sofá y Paul tumbado bocabajo, mirando en dirección opuesta, encargándose de elevar el culete para sentir la rabia de ese chulazo entrando dentro de él.

Fue la primera vez que Malik tuvo que mentir a su novia y por lo que acababa de descubrir de sí mismo, no dudaba de que no fuera la última. Ella se presentó de imprevisto llamando a la puerta y tuvo que fingir que estaba a punto de ir a tomar una ducha. Allí estaba Paul esperándole para continuar donde lo habían dejado. Joder con el tio, estaba hambriento, se la jaló incluso con más ganas que al vérsela por primera vez.

Malik le apresuró a que le diera su culito, quería probarlo otra vez. Paul se dio la vuelta, elevó una pierna sobre la bañera y se dejó empotrar. Qué dura y qué grande. La había tenido hacía nada dentro pero la sintió como al principio, desagarrándole el ano y otorgándole un inmenso placer. La acústica del baño hacía que los caderazos sobre las nalgas se escucharan como una banda sonora universal por toda la estancia. Música para sus oídos.

Se abrió de piernas sobre el lavabo. Ver ese cuerpazo dándolo todo no tenía precio. Se fijó en su cara, en sus pectorales, en sus marcados abdominales. Todo le apetecía de ese yogurín tan agraciado. Cachas y encima con un buen pollón. Se hizo una paja soltando bien de leche mientras todavía le estaba metiendo la barrena. La visión de su polla soltando flujo, con ese abdómen de hierro de fondo, le dejó to ciego.

Hubiera sido un desperdicio hacer cualquier otra cosa que no fuera arrodillarse delante de ese pollón y deleitarse con su descarga. Malik se la pajeó efusivamente delante de su jeta y le soltó unos buenos lechazos decorándole la carita con su semen que salpicó hacia arriba y cayó a full sobre sus mejillas, su nariz, dejándole un buen chorrazo sobre el bigote que, en cuanto inclinó la cabeza, empezó a resbalar por encima de su labio cayendo dentro de su boca.

Con la cara bien sucia, Paul se comió esa polla recién corrida. La novia escuchó los gemidos de las corridas desde el salón y se acercó a la puerta del baño a curiosear. Bien que sabía ella cómo gemía un hombre cuando se corría, pero su cabeza no quería reconocer que su novio se acababa de ventilar a su mejor amigo. Al fin y al cabo fue idea de ella lo de dejarles solos para que se conocieran, diciéndoles que hicieran cosas de chicos. Pues eso es lo que acababan de hacer, cosas de chicos, de machotes.

VER WARM WELCUM EN MEN.COM

VER WARM WELCUM EN MEN.COM

Mostrar más
Botón volver arriba