Chris Damned se folla a Daniel Greene a pelo en las barracas del gym | Next Door

Merry Fucking Christmas

Rata de gym donde las hubiera, Daniel Greene había pasado tanto tiempo en ese lugar de la casa e iba a seguir pasándolo que disfrutó como un enano decorando espalderas y máquinas de pesas con los adornos de Navidad. Se le puso tocha mirando el circuito que había montado, con ruedas militares incluídas y como estaba solo en casa, se quedó en pelotas, empalmado con su propia creación.

En mitad de la sala colgó una camilla suspendida, se tumbó en ella, se abrió de piernas y mientras se hacía una paja se dedeó el ojete cerrando los ojos, imaginando que un buen macho le ponía en su sitio, allí en su lugar preferido, con el olor a hombre y sudor que desprendía cada mancuerna y cada rincón. Con tanta alegría, se le había olvidado cerrar la puerta y como a menudo solía invitar a los amigos, se presentó Chris Damned, al que le faltó tiempo para sacarse la verga por la bragueta al ver a su colega de tal guisa.

Se podía decir que Chris era lo que necesitaba justo en ese momento de calentón, un tio apuesto, guapo, varonil, el hombre más atractivo al que tenía el gusto de conocer y además con una buena verga dura y grande. Daniel retiró la mano y sintió los dedacos tatuados de Chris en el interior de su agujero, después el tacto caliente del cipote de su polla intentando abrirse camino hacia su interior. Daniel le tenía muchas ganas, pero su hueco, demasiado estrecho y poco habituado a ser explorado, se resistió un poco.

Con tan solo la punta dentro, Daniel ya se estaba volviendo loco. Chris ni podía imaginar qué haría cuando tuviera toda la tranca. El suspensorio le ayudó a balancearle y que fuera el propio movimiento del trasero el que se clavara y sacara la polla sola con naturalidad. Cuando Daniel vio a Chris agarrándole tiernamente por la nuca con las dos manos, al ver su guapísima cara tan cerca de él, terminó de abrirse del todo y le dejó pasar.

A pesar de dolor que le producía ser follado a pelo por una polla tan grande, no se arrepintió en ningún momento, puesto que el gusto quele producía era inversamente proporcional. Además esa cara de empeño que ponía Chris, lo macizo que estaba y lo bien que culeaba, bien se merecía que se lo diera todo. Cuando empezó a dolerle más de lo normal, bajó a chuparle la polla para calmar su rabia.

Nunca pensó que acabaría bocabajo sobre una de sus máquinas favoritas, la de levantamiento de pesas, con un tiarrón dándole por culo. Ya que se ponían a dar rienda suelta a la imaginación, Daniel se lo llevó a las barracas, junto a la pila de neumáticos. Una de sus fantasías siempre había sido hacerlo en el ejército, en plena noche, con el olor del caucho impregnándole las napias, mientras un militar bien dotado y guapo le metía el fusil por el culo.

Se sentó sobre sus piernas y se ensartó su polla dentro del culo. Qué bueno estaba el cabrón de Chris, tumbado en el suelo, con las manos detrás de la cabeza y culeando desde abajo, ayuando a meter pija. La visión era tan suculenta que Daniel se cascó una paja soltando lefotes por todas partes, mojándoles a los dos. Después de correrse, se relamió la leche que le había quedado en el puño y una hilera de semen se le quedó colgando de la polla.

Chris le sacó el rabo del culo, se la peló y escupió un buen lechazo hacia arriba. Daniel sintió el roce de la leche caliente en los pelillos de la raja de su trasero. Esperó unos segundos, pasó la mano entre sus piernas, le agarró la polla mojada y se sentó de nuevo encima de ella. Insaciable, Chris le dio de comer de la lefa que se le había quedado entre los dedos. Daniel enderezó el pollón de Chris, se lo limpió, recogió con la mano el esperma que se le había quedado en los pelos de la base de la polla y se lo comió todo para no dejar rastro. Felices y jodidas navidades.

VER MERRY FUCKING CHRISTMAS EN NEXTDOORSTUDIOS.COM

VER MERRY FUCKING CHRISTMAS EN NEXTDOORSTUDIOS.COM

Mostrar más
Botón volver arriba