Tendencia

Brent Everett empala el culazo de Allen King sin condón y se corre en su cara | Lucas Entertainment

Barebacking Brent Everett

El cabronazo de Brent Everett se había puesto en modo follador, como cuando giras la rueda del volúmen de la radio del coche a tope y el sonido suena toda hostia, así estaba él, zumbándose a pelo el culazo tragón de Allen King. No era para menos, porque Allen tenía una retaguardia digna de admirar y una vez metías el rabo ya no podías parar.

Despeinado, con los pelos mojados sobre la frente, sudando, aferrándose a una pila de cojines, Allen sobrevivía y disfrutaba a la vez de la empotrada que le estaba metiendo. Le encantó saber que los envidiables abdominales de Brent no estaban ahí para solamente para recrearse la vista sino que tenían una función vital, la de empalar a los tios aprovechándose de su fuerza y vitalidad y darles mandanga hasta partirles el culo en dos.

Vivieron juntos un momento mágico, ese reservado sólo para hombres, uno metiéndose dentro de otro. Frente con frente, nariz con nariz, mirándose fijamente, echándose el aliento agitado, escuchando sus gemidos. Abrazados sin querer, sin poder despegarse uno del otro como dos perros enamorados. ¿Era eso el amor? ¿Mirar a otro tio mientras te enchufa una polla enorme entre las nalgas y desearle como si no hubiera un mañana?

La dura, gorda y larga polla de Brent se merecía un espectáculo circense cuanto menos, así que Allen se sentó en sus piernas empalándose sobre su verga y saltó, muy pero que muy alto. Y con la misma fuerza con la que saltaba, dejaba caer el peso de su cuerpo y se autofollaba. Brent en modo activo le había dado caña, pero quería que recordase que él también estaba hecho para ponerle a prueba.

El resultado fue una encarnizada batalla por ver quién daba más duro. En cierto modo Allen sabía cómo sacar lo mejor de un hombre, y no sólo la leche de sus huevos que eso también lo obtendría y en la carita a base de unos buenos lechazos, llevando a Brent al límite, hasta que mirarle los abdominales en tensión mientras le daba por el culo se convirtió en una obsesión. Estaba buenísimo y a un tio así había que dejarle pasar hasta el fondo.

VER BAREBACKING BRENT EVERETT EN LUCASENTERTAINMENT.COM

VER BAREBACKING BRENT EVERETT EN LUCASENTERTAINMENT.COM

Mostrar más
Botón volver arriba