El guaperas Dex se pela su larguísimo rabo a solas en la cocina | Sean Cody

Como todos los chicos, Dex acostumbra a despertarse con el rabo amorcillado bajo los calzones. Son tan ajustados y blancos que no pueden ocultar que el tio la tiene bien larga. Por la forma, tiene la pipa hacia la izquierda sobre los huevos y el cipote tira hacia abajo de los gayumbos, dejando al descubierto su forma.

Se ha puesto la gorrita con la visera hacia atrás. Es guapo, está bueno, tiene un buen paquete y le encanta que algunos vecinos le miren. Su lugar favorito para hacerse la paja mañanera es la cocina, justo en la esquina del mueble. Se pajea mientras chupa un juguetito muy especial con la intención de metérselo por el culo. Va agarrado a la base de la polla, lo que hace que no tenga que preocuparse de estar agarrándolo como un dildo al uso, así puede dedicar la mano a otras cosas.

Como por ejemplo a rozar su cuerpo. Cierra los ojos, se palpa los pectorales y se fustiga el largo pollón que tiene. No puede parar de pelarse el rabo. Le encanta. Es ambidiestro, le vale una mano o la otra y se las intercambia para la masturbada. Juega al edge, al borde de la corrida. Cuando siente el gustillo recorriéndole la nuca, respira hondo y para, pero sólo para seguir pajeándose después con más fuerza.

Le gusta sentir el frío del suelo en su culo, con tanta diferencia de temperatura con respecto a la de su caliente polla. Apoyado sobre una mano, se corre y se deja la leche sobre el muslo apoyado en el suelo. Es habitual, en días como hoy, que se levante más cachondo de lo normal. Es en esos días, cuando cumplido el cuarto de hora de rigor o menos en que un hombre vuelve a estar pleno de facultades para volver a trempar, se la casca de nuevo, tiñendo de blanco su rincón de placer.

VER A DEX EN SEANCODY.COM

VER A DEX EN SEANCODY.COM

Mostrar más
Botón volver arriba