Tendencia

Aspen y Dalton Riley meten una buena follada a pelo a Elliot Finn | Next Door

My Boyfriend's Step Brother

Dos que duermen juntos en la misma habitación, se vuelven de la misma condición. Elliot Finn había aprendido todo acerca del sexo gracias a su hermanastro Dalton Riley. Había aprendido a levantarse a hurtadillas por la noche hasta el salón, ponerse un video porno y masturbarse en el sofá grande, a iluminar los bajos fondos de las sábanas con la luz del móvil, pelándose mientras miraba tios en pelotas y a tocar otra polla que no era la suya, sino la de su nuevo hermano, dándose placer intercambiando pajas.

Dalton le había enseñado a calmar el pico de su polla y las ganas de su culo. Justo la semanita que sus padres se fueron de vacaciones, compraron por internet un buen pollón de goma, de grandes dimensiones y con venas rugosas. Lo compartían cuando tenían ganas y Elliot solía embadurnarlo bien con lubricante para metérselo por el culo mientras se meneaba la polla a la vez.

Eso fue precisamente lo que hizo cuando descubrió a un chulazo llamado Aspen, semidesnudo, con la cabeza apoyada en la entrepierna de su hermanastro. Dalton tenía los vaqueros cortos bajados y abiertos por la bragueta, su mano apoyada en el precioso culazo de Aspen, redondito y de apariencia la mar de suave. Toda la escena tenía pinta de que acababa de hacerle una buena mamada y los dos se habían quedado sopa, suficiente para que la imaginación de Elliot, ya de por sí calenturienta, se pusiera a trabajar a tope junto con su polla.

Quizá gimió demasiado alto, pero no pudo evitarlo y despertó a esos dos cabrones, que empezaron a espiarle detrás del marco de la puerta. Todo quedaba en familia y Aspen se tiró en plancha sobre el sofá para chupar el rabo del hermanito pequeño mientras su noviete se metía por debajo de sus piernas y le mamaba la verga.

Entre el noviete y el hermanastro, le follaron el culo a base de bien, sin condones, metiéndole sus enormes barrenas calientes y duras por el ojete, sin dejar de darle rabo por el culo y por la boca. Elliot acababa de entrar en otro universo desconocido de placer para él, hasta ahora limitado a las pajas y tocamientos. Se dio cuenta de lo mucho que le gustaba cuando Aspen empezó a gemir y a pajearse duro sobre su jeta, cuando unos buenos lechazos comenzaron a fustigarle la cara dejándosela bien sucia de lefa.

VER MY BOYFRIEND’S STEP BROTHER NEXTDOORSTUDIOS.COM

VER MY BOYFRIEND’S STEP BROTHER NEXTDOORSTUDIOS.COM

Mostrar más
Botón volver arriba