Leander y Franky Fox hacen un flip-fuck a pelo en la consulta del podólogo | Men At Play

The Podophilic Podiatrist

A veces se preguntaba si a otros médicos de otras especialidades les sucedería lo mismo con algunos de sus pacientes. Es decir, se supone que si uno se pasa en su profesión todo el día viendo rabos, ¿algún médico habría llegado a tener alguna erección por gustarle alguno más que el resto de los que veía y tocaba cada día con sus manos?

A Franky Fox empezó a pasarle lo mismo pero con los pies, cuando Leander llegó por primera vez a su consulta de podología con un dedo del pie roto. En su último encuentro apenas llegó a tocarle para comprobar si estaba totalmente recuperado cuando fue para una revisión, porque nada más quitarse el zapato y ver su cara, empezó a notar cómo la polla le apretaba en los calzones.

No era normal. Le gustaba la forma de los pies de ese tio y no paraban de lanzarse miraditas. También era como si él disfrutara de su médico especialista palpándole. Franky intentó despacharle rápido para no volver a tener ese sentimiento tan arraigado por uno de sus pacientes, pero a Leander le pareció una sesión demasiado rápida.

Quería más. Leander agarró a Franky por la corbata. Por instinto, Franky hizo lo mismo con él y acabaron fundiéndose en un apasionado beso con lengua. Franky todavía estaba empalmado, Leander se lo notó enseguida, le bajó la cremallera de los pantalones, le sacó la chorra y se la empezó a mamar. Con la boca llena de rabo, Leander comenzó a desnudarse. Franky miró hacia abajo recién se había bajado los gayumbos y al ver su pollón todo duro y empinado, levantó a Leander y juntó su rabo con el de él masturbando los dos juntos con la mano llena.

Leander volvió a tomar asiento en la silla reservada para los pacientes, levantó la pirna dirigiendo el pie hacia la boca de Franky y le hizo revisar una vez más el estado de su dedo. Franky, desatando sus emociones y más cachondo que nunca, se metió el dedo gordo de su pie en la boca y empezó a chuparlo como un cerdo, después acudió a la entrepierna de Leander y le comió toda la polla.

Franky se levantó, se preparó el pollote, levantó el culete de Leander lo justo para tenerle a tiro y le metió la polla sin condón mientras el cabroncete, bien follado, le ponía los pies y se los rebozaba por toda esa cara guapa. Necesitaba ver al chulazo de su médico de rodillas, con una buena polla endilgada en su agujero. Leander le puso de rodillas en la silla donde antes estaba plantado su pandero y le dio por culo.

VER THE PODOPHILIC PODIATRIST EN MENATPLAY.COM

VER THE PODOPHILIC PODIATRIST EN MENATPLAY.COM

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar