Viktor Rom le ajusta a Denis Sokolov la polla por el culo como un guante sin condón | Fucker Mate

Lo que Viktor Rom disfruta degustando un buen culazo no está escrito. Está claro que por experiencia y porque tiene una voluminosa polla de las más gordas que hay, sabe que tiene que lubricar bien determinados huecos para conseguir después abrirse camino hacia el interior de un tio, pero lo suyo ya es saña. Lubrica rajas con un apetito voraz que hace que las babas caigan entre las piernas de los hombres hasta chorrear de sus mismísimos huevos. A Denis Sokolov, que venía del frío de las tierras rusas, le vino de lujo sentir el calor de una lengua venezolana taponándole el hueco.

▬▬ RUSSIAN DIVERSION ▬▬

Fin de semana en la resi de estudiantes y ninguno se ha podido marchar a casa porque se acercan los primeros exámenes del curso. Ni a Denis Sokolov ni a Viktor Rom les apetece ni de coña empaparse de fórmulas y montones de páginas aburridas cuando aún les quedan horas por delante en el día, así que Denis se da a la lectura de Star Trek, una de sus sagas preferidas, mientras que Viktor elige un pasatiempo algo más fuerte, ponerse porno en la pantalla de su Mac viendo cómo dos tios empiezan a follar en plena selva.

Lo que empieza como un pasatiempo personal, Viktor termina compartiéndolo con su colega con la intención de que caiga y termine follándoselo por fin. El cabronazo se retira lo justo de la pantalla para que su compañero se vea obligado a mirar, de vez en cuando le mira para ver si cae en la tentación y empieza a tocarse las bolas por debajo de los calzones calentándose el nardo. Le basta una simple miradita de reojo del ruso para sacar toda su artillería por le lateral, su cacho pollón enorme y gordo, e invitar al chaval a comérsela enterita.

Después de verle el rabazo, Denis ni se lo piensa. Se quita la poca ropa que le quedaba encima y lo primero que hace es sobar con la mano esa mazorca durísima y grande. A partir de ahí, Viktor retira las manos y se deja hacer. Su compi le retira los calzones y queda a la vista el pollón gigantesco acompañado de unos huevazos increíbles, unos atributos de un macho potente como está mandando.

La mamada dejando todo su rastro de babas no tarda en llegar, deteniéndose de vez en cuando con los labios probando la suavidad del capullo gordo para volver segundos después a pegarse la comilona padre. La visión del conjunto de ese tiarrón apuesto y grandote junto con un pollón inmenso y unos buenos cojones le despierta el apetito a cualquiera y Viktor tiene una buena trempera, mucho más de lo normal porque esa mañana ni siquiera ha echado la meada tras levantarse.

Hablando idiomas distintos, todavía les costaba entenderse un poco como compañeros de habitación, pero el idioma de mamadas y pajas lo entienden los dos perfectamente. Por si acaso, Viktor desde arriba le hace el gesto con la mano diciéndole que se la masturbe a tope. El ruso se queda contrariado pero Viktor endseguida se lo explica con detalle, cogiéndole las dos manos, haciendo que se las acople alrededor de la polla, poniendo las suyas encima y obligándole a meterle un buen pajoteo con fuerza.

Como le gustan a Viktor, culazos bonitos y grandes, blanquitos, con un ojete super apretado para abrirse camino hasta el fondo. El de su compi le había costado conseguirlo, que el muy pedorro era un poco tímido y no pillaba las indirectas cuando se hacía alguna paja por las noches sin sábanas o cuando meneaba la polla en la ducha y él estaba peinándose frente al espejo. Pero todo lo bueno llegaba antes o después y ahora estaba relamiendo la raja de aquel deseado culazo, metiendo la lengua por su interior y pegando un raspado de barba al trasero de sus deseos.

Lo que Denis estaba empezando a notar era que su culo cada vez se iba humedeciendo más y encharcándose de los escupitajos que Viktor le propinaba. De repente un dedito le inundó de felicidad y después otro que parecía igualito que una polla le hizo aún más feliz, dejándole los ojos en blanco. Sin duda el tio estaba preparándole el culo de puta madre para metérsela y daba muestras de ser todo un glotón de ojetes. Le incitó a subir los pies encima de la silla y hacer una sentadilla, mientras él esperaba con la boca justo debajo para comérselo entero.

Qué energía y qué ganas comiéndole el agujero, justo en la posición en que más abierto se le quedaba el culete y eso que aún no le había metido la polla, pero el cabrón jugaba muy bien sus bazas con la lengua y haciendo el vacío con los labios tanto como para hacerle sentir que tenía una dentro.

La de verdad llegó pronto, ajustadita como un guante. El muy cerdo ni se dignó a coger el condón, quería probar su culazo a pelo, piel con piel y ni le dejó disfrutar de cada centímetro penetrándole, se la metió enterita y empezó a meterle un pollazo tras otro con la fuerza de los cojones golpeándole uno de los cachetes.

Denid volvió a practicar la misma posición de sentadillas, pero esta vez no tenía debajo unja boca esperando, sino un reto mayor, todo aquel inmenso pollón. Echó una mano hacia atrás para cogerle el nabo por la base y conducirlo bien dentro de su culo. Su intención era sentarse, pero Viktor no esperó a que se la hubiera metido entera cuando comenzó a propinarle desde abajo una culeada de la hostia. De dónde sacaba tanta energía aquel cabrón para revolverse en el sofá como lo estaba haciendo, como si meter la polla dentro de su culo fuera el reto de su vida.

Ya que tanto deseaba su culazo, Denis se sacó la polla, giró ciento ochenta grados y de espaldas a él volvió a guiar el pollón, ahora más calentito que nunca dentro de su ojete y le regaló las vistas que tanto deseaba. Viktor se volvió loco. Estaba tan cachondo que le metió una follada hacia el lado contrario para sentir mejor el contacto de su rabo contra las paredes de ese señor culazo. Denis a cuatro patas y él encajándole el pollón a la contra, unido culo con culo pero con la polla dentro y con Viktor soltándole unas cerdadas increíbles de lo mucho que le estaba gustando.

El lado de humano de Viktor se habóia quedado ya perdido en algún rincón de esa habitación, porque el que estaba follando ahora era un puto animal cuyo único fin consistía en meter polla por el culo de una forma demencial, sudando como un pollo y cargándose los cojones de esperma.

A Denis no le invadió la responsabilidad cuando Viktor le empotró contra las estanterías cuyos libros tendrían que estudiarse. Cada cosa a su tiempo y aquel tiempo no era el de las páginas de libros, sino el de disfrutar de ese trabuco entre sus piernas. Mirando los libros y sintiendo el relleno de polla por detrás es como se ordeñó la picha y dejó escapar la leche entre los dedos de su puño.

Viktor se lo siguió follando y al rato se pajeó y se corrió a lefazos sobre aquel enorme culazo pegando gemidos a lo bestia mientras le salía la leche por la polla. Todavía con la raja rezumando lefa, se la encasquetó dentro de nuevo y la volvió a sacar para acercarse como un cerdaco a relamer su propio semen con la lengua sobre aquellos cachetes de locura, ahora relucientes bañados en babas y lefa.

 VER A VIKTOR Y DENIS EN FUCKERMATE.COM

 VER A VIKTOR Y DENIS EN FUCKERMATE.COM

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar