[Fucker Mate] Carlos Leao le muestra a Axel Fulling las cacho pollas que se gastan en la jungla follándoselo sin condón

Decían los maravillosos Fraggle Rock que el centro del Universo es sin duda un lugar maravilloso excavado en la roca. Allí habitan aún especies insólitas, lugares en los que un hombre jamás ha plantado un pie, esperando a ser descubiertas o deseando que nadie les invada su espacio. Han crecido apartadas, han seguido su propio ritmo de vida, diferente al del resto de especies, lo que les ha dotado de propiedades únicas.

Cual Matt el viajero, Axel Fulling se lanza a la aventura en una expedición increíble para desentrañar los misterios del centro de la misma jungla amazónica. No sabe lo que encontrará ni cómo habrán evolucionado las escecies en este entorno inhóspito, pero está a punto de descubrirlo a medida que se sumerge en el desconocido entorno del que regresará a casa con mucho más conocimiento y con el culo bien follado.

Tras dos semanas y cuatro días recorriendo cavernas, frondosos bosques y alimentándose de latas de conserva, comienza a desmoralizarse al no haber encontrado ni una sola especie animal, sólo plantas e insectos. Se encontraba planteándose seriamente su regreso a la urbe cuando confundiéndose con las rocas vislumbró a un pedazo tiarrón morenote y forzudo, igualito que un Tarzán, pajeándose el taparrabos, que le hizo ponerse cachondo. Le entró un calorcito por todo el cuerpo que le obligó a abrirse la camisa y por lo dura que se le estaba poniendo la polla y cómo comenzaba a chorrearle el ojete por aquel maromo, supo que acababa de enamorarse.

Era el momento de comenzar una de sus investigaciones, por muchas ganas que tuviera de catar rabo al ver un pedazo paquete que jamás había visto en su vida. Axel comenzó la danza del desnudo, se quedó en pelotas uniéndose a la armonía del bosque que le rodeaba. Si aquel hombre era como el resto de la especie humana y se dejaba llevar por sus instintos animales, le seguiría donde fuese.

Y así fue, donde cerca de una pequeña cascada y el tocón de un sabio y viejo árbol, Axel el viajero descubrió que el aquel entorno las especies habían evolucionado de forma distinta. Lo comprendió cuando ese macho potente se acercó quitándose el taparrabos y dejó a la vista un pollón enorme, largo y gigantesco de proporciones únicas colgando entre sus piernas. Sintió la mezcla de sensaciones, la de querer salir corriendo y la de querer tragarse aquello hasta las mismísimas pelotas, aún así le costase ahogarse en el intento.

Cuando decidió que optaba por la segunda opción, ya se encontraba de rodillas, totalmente empalmado, cogiendo a ese tio por las pelotas gordas y comiéndose su dulce pollón que sabía a rica menta refrescante. La sensación de tener aquella gordura dentro de la boca era casi indescriptible. Al tacto era suavecita y tenía la consistencia de un dildo de goma muy maleable, aunque intuía que bocado a bocado se le terminaría poniendo dura.

Joder con las pelotas, las tenía colgando tan grandes como melocotones. Podía verlas de reojo, rebotando tersas mientras se ahogaba con tanta polla. Pudo probarlas apenas un poco, porque no le cabían en la boca ni de coña, entonces siguió dándole cera al rabo que por fin había alcanzado unas dimensiones épicas tras ponerse duro como una roca. Por un momento se le escapó de la boca y cayó con todo el peso de la gravedad hacia abajo. Menudo dinosaurio, si casi le llegaba hasta las rodillas como una tercera pata.

Apoyado contra la roca y mirando el agua correr por la cascada, abrió el culo y dejó paso a esa nueva especie de macho follador. Todo por la ciencia y por el sexo. Le meterieron lo más grande que le habían metido en su vida y sintió que aquel pollón le subía hasta la mismísima cabeza descubriendo sus pensamientos. Ni el bate de beisbol que guardaba en el armario y que sacaba para ocasiones especiales era tan gordo y le completaba tan bien el culo como esa pedazo polla.

De momento el comportamiento de esa nueva especie de hombre macho no difería mucho de la de cualquier otro hombre follando un culo. Excepto por el tamaño de su rabo, seguía unos patrones de comportamiento similares, ejecutando movimientos de cadera para insertar la polla y cogiendo a su presa con los brazos, atrayéndola hacia sí mismo para que no escapase. Si realmente seguía ese mismo patrón y estaba tan necesitado de meterla en un agujero apretadito, no tardaría en rellenar su culo de leche.

Pero no lo hizo. El cabrón aguantaba de puta madre y no le sacaba la picha ni para tomar aire, incluso Axel llegó a ponerse de pie para cambiar de postura y tuvo que conformarse con avanzar un par de metros como lo hacen los enamorados,uno delante y otro detrás pasito a pasito, solo que con toda la polla rellenándole el ojete, lo cual lo hace más difícil.

La segunda vez que se la metió a pelo a cuatro patas, en un entorno nuevo al que lo llevó y que quizá era su patio de juegos particular, sus pensamientos de futuro se confundieron. Por un lado quería ir a la ciudad y contar su descubrimiento a todo el mundo, pero por el otro deseaba quedarse allí viendo amanecer todas las mañanas a su lado a ese atractivo macho y su gigante pollón con el que ya nunca jamás pasaría hambre.

En esa nueva postura a cuatro patas sintió lo que no estaba escrito, el pollón interminable desfilando dentro de él centímetro a centímetro y al final las gordas pelotas chocando contra su entrada pegándole una paliza de lujo. Y el tio tiraba de un lubricante natural universal en los hombres para seguir metiéndosela, la saliva. Con la proporción justa, la soltaba de su boca y caía certera en la base de su rabo para que el rabo le entrase mejor.

Axel se encontraba tan jodidamente a gusto y tan cómodo con el agujero completado de rabo que apenas se dio cuenta de que si no hubiera sido por la amortiguación de sus rodillas hincadas en la roca, su rabo ya estaría besando el suelo. Y a pesar de eso casi lo estaba besando. En el suelo y con la clavada de lado, casi vio el cielo. Se atrevió a mirar a los ojos a ese macho y vio su cara de rabia y de concentración metiéndole la polla por el culo. No debería haber hecho eso, porque al segundo sela metiócon más fuerza y más rápido reventándole el ojete.

Sin saber cómo, al rato estaba siendo follado boca arriba con la espalda apoyada en unas mantas. A saber de dónde las había sacado. ¿Quizá era un pequeño Tarzan, un niño al que un día dejaron abandonado a su suerte en esa jungla y tuvo que sobrevivir todo ese tiempo con lo puesto y poco más? ¿Pertenecería aquella tela a los restos de un avión estrellado? ¿Sería él el primero en apoyar su espalda sobre ella mientras él sepegaba el vicio de follarle el culo? Esto último parecía imposible, a juzgar por lo bien que la metía y cómo sabía en cada momento dónde llevarle. La cuestión es que si ningún otro ser humano había pisado aquellas tierras, ¿qué coño se había estado follando todo este tiempo y con cuánta frecuencia?

La sangre de los pensamientos se le acumuló en la cabeza y se pajeó hasta soltarlo todo por la polla. Le salieron los lefazos disparados hasta el pecho, dejándose un calostro blanco bien guapo encima del pectoral izquierdo. El macho le sacó la polla y se unió a la fiesta descargando los inmensos huevos por su polla gigantesca. Un par de lefazos fuera y el resto se los preñó dentro, cuando de nuevo condució su todavía corrida polla dentro de su ojete y se lo dejó fresco.

Haciendo un bocadillo al semen que correteaba por el torso de Axel, el potro moreno sacó el reluciente rabo, se dejó caer encima y los dos se quedaron rebozándose juntos cuerpo con cuerpo. Como buen investigador, Axel aprovechó para chupar por última vez ese inmenso rabo, ahora más delicioso, con un sabor a lefa que nunca había probado antes. En la boca que se lo llevó de recuerdo hasta la gran ciudad, con mucha pena, sabiendo que aquel badajo enorme volvería a su taparrabos y quizá nunca volvería a catar con su boca y su culo.

carlos_leao_axel_fulling

[mks_button size=”large” title=”ENJOY NOW CARLOS LEAO FUCKING AXEL FULLING RAW AT FUCKERMATE.COM” style=”rounded” url=”http://hits.epochstats.com/hits.php?clc=dd387f3b7e3af7df58ea46e0ebe250cd&id=47961219″ target=”_blank” bg_color=”#dd3333″ txt_color=”#ffffff” icon=”fa-thumbs-o-up” icon_type=”fa” nofollow=”0″]

[mks_button size=”large” title=”ENJOY NOW CARLOS LEAO FUCKING AXEL FULLING RAW AT FUCKERMATE.COM” style=”rounded” url=”http://hits.epochstats.com/hits.php?clc=dd387f3b7e3af7df58ea46e0ebe250cd&id=47961219″ target=”_blank” bg_color=”#dd3333″ txt_color=”#ffffff” icon=”fa-thumbs-o-up” icon_type=”fa” nofollow=”0″]

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar