La Familia Polla en Navidad: Donnie Argento da de comer rabo y le come las pollas a sus chicos Mason Dean y Taylor Reign | Family Dick

Ya es de día y bajo el árbol de Navidad, Papá Noel ya ha dejado los regalitos. Mason Dean está encantado y como hermano pequeño es el que más lo está disfrutando, descubriendo cada regalo y a quién pertenece, como si estuviera enfrente de uno de esos libros que te reta a buscar a un personaje entre la multitud.

El primer regalo es para su hermanito Taylor Reign, unos slip blancos abiertos por detrás. Donnie Argento siempre ha considerado que de sus dos hijos, él es el más putón. No hay noche que un santo varón no se lo folle, así que ha decidido regalarle algo a lo que le vaya a dar buen uso, así podrán reventar el culo a su chaval sin que llegue a casa con los calzones destrozados por esos forzudos a los que se les da de puta madre abrir agujeros en la parte trasera de los gayumbos por las prisas.

Le invitan a ponérselo. Tyler se quita los pantalones de pijama, la única prenda que lleva puesta encima para dormir bien a gustito. Mientras lo hace, Donnie parece orgulloso de su chico, al que le cuelga una buena pija entre las piernas. Viene de familia. Taylor se ajusta la nueva prenda íntima. Poco espacio en la huevera para guardar sus considerables atributos, pero queda casi perfecto, sobre todo por detrás.

Su hermanito Mason le dice que se dé la vuelta. Mira a papá. Por la cara que ponen y el gesto que hacen, a los dos les gusta lo que ven. Señor culazo. Mason, que está en plena efervescencia de su sexualidad y se le ha levantado el pito al ver el paquetón y el culo de su hermano, pregunta a papá si por favor pueden hacer eso que él sabe. Donnie accede. Será otra ocasión especial para un día muy especial. Invita a Taylor a sentarse para tener a sus dos hijos a cada lado y empieza a besarles mientras ellos no paran de frotarle el paquete.

Tienen un padre que está buenísimo. En el instituto hay tios que se agarran el paquete cuando le ven pasar, que se relamen pasándose la lengua por los labios. Esa apariencia de machote empotrador, esa cara, esa barbita, vuelve loco a cualquiera. Donnie se pone de pie, se desabrocha la cremallera de los pantalones y hace a sus hijos el regalo más especial que podría hacerles un padre, ofrecerles su larga y gorda polla.

Cuando se la saca, la menea, para que se alimenten con la vista. Taylor es el más rápido calzando la polla en su mano. A Mason no se le ha quitado la cara de felicidad y espera que su hermano sea generoso. Es generoso. Inclina la verga hacia la derecha para que sea su hermanito el primero en chupar rabo. El cabrón lo deja lleno de babas de las ganas que le tenía y entre los dos se van pasando el rabo, inflándose los mofletes y haciendo una buena limpieza de sable a su padre.

El que no chupa polla, se dedica a comer huevos. Donnie está muy bien atendido. Sus chavales encuentran la forma de chuparle la verga juntos. Sus dos cabezas frente a frente, rozándose las narices, la polla en medio, atrapada entre sus bocas, casi besándose, besándose. Mason agarra a su hermano del cogote y juntos se morrean apretando la polla entre sus labios. Donnie ve desaparecer su tranca entre las dos cabezas. Gime y cierra los ojos. Cuánto amor se respira.

Ahora es papá el que quiere comprobar la herencia que ha dejado a sus chicos entre las piernas. Son ellos los que se levantan y él se arrodilla. Taylor la tiene durísima, larga y gorda como la suya. Nada más sacársela de sus nuevos y apretados slip, se la coge y se la chupa. Donnie mira de reojo la otra. Está claro cuál de sus hijos ha salido mejor dotado. Mason la tiene mucho más gorda y larga que la suya.

Al ser el más jovencito y menos experimentado, tiene miedo de que en cuanto la acoja entre sus labios se corra encima, pero con ese cacho pollón que tiene entre las piernas merece la pena arriesgarse. Le come la pija chupando con fuerza hasta llenarse la boca. Gira la cabeza a un lado y a otro, dando buena cuenta de esos dos rabos bien duros, dejando que sus hijos le azoten la barba, la nariz y el bigote con esos rabos de los que tan orgulloso se siente.

La tradición continúa junto al árbol. Mason se ha ganado el derecho de dar por culo a su hermano. Taylor recibe la gigantesca polla por detrás y sin condón, mientras su padre le da de comer por delante. Juntos lo rellenan por todos los huecos como a un pavo por Navidad. Se intercambian de bando para que ahora sea papá el que infle a pollazos ese culazo que se marca en los slip abiertos, antes de que otros lo hagan.

No nieva fuera, pero sí dentro de casa. Mason y Donnie se han sentado en el suelo. Miran hacia arriba esperando la nieve. Sobre sus caras, Taylor se hace un pajote. A su padre le mete un buen chorrazo teledirigido que le cruza los labios y el bigote. Un giro de rabo y deja a su hermanito medio ciego, dejándole un pegote de lefa entre la ceja y el ojo. Sigue corriéndose y les deja las caritas sucias.

VER LA ESCENA COMPLETA EN FAMILYDICK.COM

VER LA ESCENA COMPLETA EN FAMILYDICK.COM

Mostrar más
Botón volver arriba