Tendencia

Zander Lane se hace un perrito caliente con el enorme pollón de Alex Mecum y se deja follar a pelo después de comerle la verga en la barbacoa | MEN

Grilled: Bareback

No tenía ni zorra experiencia con las barbacoas, pero Zander Lane se vino arriba al ver al nuevo novio de su tia, Alex Mecum, un tiarrón musculoso y potente, de buenas espaldas y con aire de daddy que le puso cachondísimo al instante. Desoyendo los reproches de su madre, Zander llegó a enceder la barbacoa, aunque fue Alex el que se quedó al cargo de asar las salchipapas a la parrilla mientras todos esperaban sentados a la mesa.

Mientras su madre y su tia hablaban de sus cosas de chicas, Zander no podía evitar poner ojitos a ese tio buenorro, admirando su culazo, sus brazos, deseando que lo abrazase con ellos, que lo acercase a su cuerpo para sentir el calor de ese torso masculino. Alex, que de tonto no tenía un pelo, enseguida se dio cuenta de lo que andaba buscando el chaval, así que le regaló algo que era difícil de olvidar. Se dio la vuelta y dejó que le viera la minga dura bajo los pantalones ajustados. Gorda y bien larga, se le dibujaba la tranca por la pernera, dejando a Zander boquiabierto.

Un guiño de ojo y un movimiento de cabeza invitándole a acercarse al calorcito de la parrilla. Zander dejó pasar unos segundos y se dirigió hacia la barbacoa. Ni su madre ni su tia se darían cuenta si Alex estaba de espaldas. Zander se agachó, le sacó el super pollón de la bragueta y alucinó pepinillos al ver un miembro viril tan gordo y grandote. Lo pesó con su manita y notó el calor que esa pollaza desprendía. No se le ocurrió otra cosa que agarrar un panecillo, el bote de mostaza y convirtió la gigantesca verga en su perrito caliente.

Cuando estaba en el mejor momento, degustando la delicia de esa porra dentro de su boca, cabeceando como un condenado y tragando rabo, llegó su tia para interrumpir. Alex, no sin dificultades, se metió la picha dentro de los pantalones como buenamente pudo e intentó esconder la erección cuando fueron a comer a la mesa. Con el reciente saborcito a polla en su boca, Zander no podía pegar otro bocado que no fuera de su comida preferida, así que se agachó por debajo de la mesa y le comió toda la polla a boca llena como un puto mamón.

Su madre delató su falta y Zander tuvo que interrumpir la mamada saliendo por debajo de la mesa, simulando que se le había caído el tenedor. Fue a la cocina a por agua para quitarse el calentón. Con tanta mujer pendiente de ellos en la casa tenía que dar por hecho que ese hombretón jamás le haría suyo, pero estaba muy confundido. Justo cuando estaba abriendo la puerta de la nevera, el novio de su tia apareció por detrás, le bajó los pantaloncitos y le enchufó la verga por detrás completamente a pelo.

Se derritió como una buena putita en sus brazos fuertes y el ojete no hacía sino dilatarse más y más al mirar esa cara tan varonil y guapa. Menuda tranca rellena culos le estaba metiendo, toda para él. Se lo llevó a la intimidad del sofá, poniéndose bocarriba, abriéndose de piernas y observando con gusto cómo ese machote que empezaba a sudar, se dedicaba en cuerpo y alma a follarle el culo.

Zander se corrió encima recibiendo rabo, pero ni de coña iba a permitir que la mostaza de los huevos de ese campeón se desperdiciaran por todo su cuerpo. En la boquita, en la carita, el postre perfecto para esa tarde de barbacoa. Zander se puso de rodillas y dejó que ese machote le metiera unos buenos trallazos de lefa encima poniéndole hasta a gomina de regalo.

VER GRILLED BAREBACK EN MEN.COM

VER GRILLED BAREBACK EN MEN.COM

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar