Clyde se goza el redondito y perfecto culazo de Ayden sin condón | Sean Cody

Todavía en edad de compararse todo, Clyde y Ayden se tomaron un día sabático para hacer una escapadita dominguera al campo y jugar con las raquetas. Apenas vestidos con unas bermudas, mientras jugaban no se quitaban ojo de encima, mirando atentos las protuberancias de los musculosos cuerpos que iban ganando forma día a día en el gym.

Sudados y, por qué no reconocerlo, algo cachondos, se acercaron más de la cuenta, o al menos más de lo que dos colegas habituales se hubieran acercado después de terminar un partido. Con el esfuerzo, sus pectorales ahora estaban más curtidos y repararon en lo mucho que les gustaban sus formas y sus pezones.

No fue lo único que sobaron aquella tarde, porque explorando, explorando, biceps por acá, cuádriceps por allá, terminaron montando tienda de campaña en el piso y sin pasar siquiera por la ducha, se palparon las nalgas y se midieron bien las vergas y los cojones. Clyde tomó asiento en el sofá y se lo pasó bomba viendo la peli que sucedía entre sus piernas, con Ayden de rodillas como un perrito dando buena cuenta de su generoso y gordo rabazo y sus pelotas colgantes.

Cuando tuvo a Ayden de espaldas y de rodillas sobre el sofá, Clyde se quedó embobado con las majestuosas formas de su grandioso culazo, redondito, sobresaliente, con las piernas entreabiertas esperando su llegada. Se colocó detrás de él y le hundió la polla dentro sin condón. Una puta delicia que le obligó a echar la cabeza hacia atrás del infinito gusto que le daba colar su nabo entre esas nalgas de fantasía.

Aguantó el ligero dolor de huevos que le provocaban los pollazos que le metía Ayden cabalgando encima de sus piernas, cuando le mamporrreaba duro los cojones con su dicharachera polla saltarina que subía y bajaba arremetiendo con fuerza entre sus piernas. Toda la tarde demostrando su control con las raquetas y ahora, frente a frente, jurándose que se corrían de gusto, tocaba demostral el puto descontrol de sus pollas escupiendo leches como cabronas.

VER A CLYDE Y AYDEN EN SEANCODY.COM

VER A CLYDE Y AYDEN EN SEANCODY.COM

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar