Dani Robles pone su culazo con el cartel de libre para follar y Tyler Berg se lo peta sin condón | Men At Play

COME RIGHT IN AND PLAY

Nudo de la corbata ajustado, chaqueta, cremallera de los pantalones subida, bien peinadito. Tyler Berg se miró al espejo antes de salir de casa y se dio el visto bueno. Entró al club en el que se requería ir de traje y etiqueta, el club que suponía para él el lugar en el que olvidarse de los problemas y cumplir muchas fantasías, porque en cada rincón le esperaba algo distinto para seguir redescubriendo el sexo cada día.

Ese día había llegado pronto y apenas había tios por los pasillos. Miró a través del dintel de la puerta de una habitación. Vio un pedazo de culo impresionante que se la puso bien dura, peludito, y a ese cabrón le colgaban bien los huevos entre las piernas. Deseó zambullirle la polla dentro y dejar que esas pelotas y las suyas chocasen.

A por ello. El tintineo de la hebilla del cinturón, el sonido de una cremallera. Entonces reparó en una nota que ese chaval había dejado a la entrada. “Por favor, ponte un condón. Ahora fóllame“, decía. A su lado había una cestita de mimbre con al menos un centenar de condones. Rasgó el sobrecito dorado en el que venía envuelto uno de ellos y se lo enfundó en la polla.

Se pegó una comilona sumergiendo los morros en la raja de ese culazo. Al levantarse para empezar a follárselo, le dio el cambiazo. Bueno, al fin y al cabo estaba cumpliendo todo lo que ponía en la nota. Ya se había puesto el condón, solo que ahora se lo estaba quitando. Dejó el preservativo encima de una de las nalgas del chaval y se la metió a pelo por el culo.

Dani Robles no contaba con un tio así que se buscara las triquiñuelas para petarle el ojal sin condón. Si tenía alguna intención de darse la vuelta y obligarle a ponérselo de nuevo, llegaba tarde, porque el tio se lo estaba zumbando, metiéndole la polla recta hasta los huevos. Ya no tenía sentido parar aquello y menos con el gustazo que le estaba dando sentir toda esa polla maciza y caliente penetrando en el interior de sus entrañas.

Tyler se corrió y se fue, pero en días venideros volvió a buscarle cada mañana y entre los dos fantasearon con historias que hicieron realidad. Mamadas, pajas entre amigos mirándose, tocamientos de rabo con los pies enfundados en suaves calcetines de medias. Esa habitación se había convertido en su pequeño palacio de las fantasías.

VER COME RIGHT IN AND PLAY EN MENATPLAY.COM

VER COME RIGHT IN AND PLAY EN MENATPLAY.COM

Mostrar más
Botón volver arriba