Tendencia

Santiago chaval de dieciocho con la pollaza de un hombre | Latin Boyz

Acaba de llegar del gym y está deseando exhibir su cuerpo. Santiago lleva chándal gris, pantalones de algodón que lo marcan todo, pero no dura mucho con la ropa puesta, deseoso por compartir sus trabajados musculitos y sus recién cumplidos dieciocho con el mundo. Es guapo el cabrón. Repeinadito, pelo corto, piercing en la ceja, la clase de chaval guaperas que uno esperaría encontrar en un callejón para darte rabo y escupirte encima mientras te llama zorra.

Está acostumbrado a ver desnudarse a otros chavales en los vestuarios y por eso sabe que él se sale de la norma, de lo normal. Algo hace intuir que es así cuando empieza a magrearse el paquete, a recolocarse la polla morcillona y la piel de los cojones se le sale por la abertura mientras que rellena hasta el último extremo del calzón.

Larga, bastante gorda, con unos cojones que cuelgan y bailan al son de su paja, lo que este chaval tiene entre las piernas no es precisamente la polla de un chaval, sino la de todo un hombre. Se le pone durísima recreándose en su propio cuerpo, paseándose las manos por encima de sus curtidos abdominales, agarrándose la polla y dándose de hostias con ella sobre la palma de la mano abierta.

Se la pajea duro con la mano derecha y cuando la tiene lo suficientemente dura se pone en pie, la acerca a la cámara y la menea de lado a lado. Se tumba cómodo en el sofá para terminar la gayola. Una mueca de tipo duro, un bufido y un par de chorrazos de abundante leche surcan el viento desviándose hacia la izquierda y tomando rumbo al suelo. Si prestas atención, se puede escuchar el sonido de la lluvia caer.

VER A SANTIAGO EN LATINBOYZ.COM

VER A SANTIAGO EN LATINBOYZ.COM

Botón volver arriba
Cerrar