Tendencia

Viktor Rom se hace dueño del culito de Olyver Vega y se lo folla a saco | Fucker Mate

No había hecho más que plantarse de rodillas en la alfombra y comenzado a chupar aquella enorme y gorda verga morenota, cuando ya estaba ahogándose con ella y necesitaba salir a respirar, dejando una hilera de babas entre el cipote y su boca. Olyver Vega no podía evitarlo, estaba en su naturaleza de mamador y un gran pollón le llamaba a darlo todo.

El cerdeo como que a Viktor Rom no le ponía ¿sabes? Le faltó tiempo para averiguar de qué palo iba el chavalote y empleó eso a su favor para escupir desde arriba encima de su rabo y para agarrarle la cabeza al chaval por detrás con la mano y encasquetársela hasta que su cabezón se encajó en la garganta.

Ni por esas se la metió entera. Casi todo el tronco estaba empapado en saliva, pero la bolsa de los cojones estaba intacta. Le metió una culeada a ver si conseguía ponerle los huevos por corbata, pero siempre quedaban esos últimos centímetros por mamar. Al menos dio al chaval el placer de sentir el implacto de su huevera en la barbilla. Eso y dejarle la boca más llena que nunca en su vida. El atracón del siglo.

La boca de ese macho ya se posaba sobre la raja del culo devorándoselo como un animal. Oly se dejó caer de gusto sobre la cama boca abajo, haciendo fuerza con los talones de los pies sobre los hombros de ese tiarrón para que no sacase nunca esos morros de ahí.

Viktor sabía comer culos mejor que nadie. Invitaba a los chavalitos a sentarse sobre su cara y asistir a una de las mejores comidas de ojete que les hubieran hecho jamás. Viktor a cambio se empachaba de culazos a la vez que disfrutaba del tacto rugoso y calentito de unas buenas pelotas sobre su frente y de alguna que otra polla lol suficientemente larga como para azotarle la cabeza.

A veces una lengua podía follarte igual de bien y dejarte como nuevo, pero un pollón es un pollón. Olyver volvió a rendir tributo a la enorme verga que lo iba a perforar. Intentó ingerirla entera de nuevo y esta vez dedicó más tiempo a deslizar sus labios alrededor del capullo. Era lo suficientemente grande como para casi llenarse la boca. Lo arropaba con los morritos y lo sacaba sucesivamente, dejando a su dueño con la polla fina.

La mamada había empezado fuerte nada más conocerse, pero la follada no fue menos. Olyver se calzó esa polla dentro del culo a lo grande, sentándose sobre las piernas de Viktor que, cuando notó que el chaval ya se había encajado el rabo hasta el último centímetro, le cogió con las manos por las piernas, se levantó de la cama y así en volandas se lo folló a pelo, lanzándolo con fuerza hacia arriba y dejando qe cayese ensartado sobre su enrome polla.

Si al principio ya tenía la cara roja intentando salir a respirar después de tragarse semejante pollón, ahora volvía a tenerla roja de dolor y gusto. No le quedaba otra que dejarse llevar porque no tenía los pies en la tierra. Ahora tenía que reconocer que era propiedad de otro hombre hasta que le fallasen las fuerzas. Si estaba buscando a un macho dominante, había encontrado al mejor.

A Oly se le pasó toda su infancia por la cabeza. Los recuerdos de las atracciones de feria no tenían ni punto de comparación con ese viaje que le estaban metiendo ahora. Se agarró fuerte a los enormes brazos y biceps de ese machote y dejó que la polla engullese su hueco sin miramientos.

Cuando a uno le follan así de rico ya de primeras, la cosa sólo puede ir in crescendo. Olyver se tumbó boca arriba, separó las piernas todo lo que pudo y ese cabrón se lanzó en picado a partirle el culo perforándoselo desde arriba, dejando caer el peso de su cuerpo sobre él mientras le metía toda la polla dentro hasta estamparle las pelotas en la raja del culo.

Joder la follada que le estaba metiendo, la mejor de su vida sin duda. No sabía ya por dónde agarrar a ese animal desatado. Si le ponía las manos en el culo, parecía estar animándole a darle más duro, por eso decidió abrazarle fuerte mientras sus cuerpos se fusionaban en uno solo. Sintió el poder de ese cuerpo sobre el suyo, su músculos sudorosos y duros, el aliento y los gemidos en su cuello, tan cerca.

Hacía tiempo que Oly había perdido el sentido dle tiempo. Lo que había fuera no existía, ahora ese era su mundo y podría haberse quedado allí para siempre. Durante un buen rato no pudo cerrar las piernas y ahora su culo era de otro hombre que le asesinaba por detrás con la polla mientras él mordía la almohada.

Necesitaba urgentemente sacarse la leche de los huevos y para eso quería ver a ese hombretón follándole a pleno rendimiento. Volvió a tumbarse abierto de piernas y metió un buen repaso con la mirada a ese cuerpazo de follador. La leche salió como tenía que salir, disparada a fuego hasta el cuello. Entonces sucedió algo inaudito que le hizo saber que esa había sido la mejor follada de su vida sin lugar a dudas. A Oly le sobrevino otra oleada de gustillo y volvió a disparar lefa como un condenado.

Viktor seguía penetrándole el hueco, sorprendido por lo lechero que era ese chaval por cuya polla no dejaba de salir lefa y cargando sus huevos para darle lo suyo. Paró unos segundos para observar ese cuerpecito cubierto de leche y le exprimió el rabo por si todavía quedaba más. Con tanta lefa por todas partes, ¿quedaba algún lugar donde él pudiera depositar la suya?

Sí había un lugar y le pillaba a tiro de piedra. Se pajeó la polla y se dejó los mecos en el ojete del chaval. Una vez hecha la cerdada, le metió la propina por el culo, haciendo deslizar su polla, arrastrando con ella toda la lefa, una última vez hacia el interior de su cuerpo.

 ENJOY NOW VIKTOR AND OLYVER AT FUCKERMATE.COM

 ENJOY NOW VIKTOR AND OLYVER AT FUCKERMATE.COM

Cerrar