[Fucker Mate] Goran se folla a Yoshi Kawasaki en los vestuarios de Sauna Barcelona

No hay mejor lugar para ponerse cachondo que unos vestuarios. La visión de tios guapos, los músculos a plena potencia marcándose tras el reciente y duro trabajo en el gimnasio, sus culos preciosos mientras abren la taquilla, las chorras colgando cuando se dirigen a las duchas, el agua cayendo por los cuerpos, el olor a macho inundando el lugar y penetrando por tus fosas nasales, a polla sudada, calcetos y zapas tirados por todas partes. Una orgía de olores e imágenes en la que se hace difícil que no se te ponga dura.

Rabos y cuerpos de todos los gustos y colores entremezclados, variedad para alegrarse la vista. Goran acaba de llegar a la ciudad condal de nuevo tras un viajecito y tenía pensado pasar un rato relajado en el lugar que le recomendaron sus amigos, Sauna Barcelona. Cuando se lo recomendaron, comenzaron a reirse, pero aún no entiende bien el idioma y tampoco le dio mucha importancia, al fin y al cabo sus coleguitas son unos balas perdidas y unos cabroncetes de mucho cuidado. Un baño calentito para relajarse y de vuelta a casa… o eso era lo que él pensaba, porque cuando salga por la puerta que entró, va a salir con una carga menos, la de sus pelotas descargadas.

En las taquillas ya empieza a notar que algo raro pasa cuando un chavalito oriental se entretiene demasiado al lado de él y empieza a mirarle de arriba a abajo. Goran que no es de piedra y le encanta que le miren su cuerpo desnudo, empieza a notar que se le pone dura bajo los calzones. Se acaricia el rabo por encima y entonces comprende por qué sus colegas se reían al aconsejarle la sauna. Aquel lugar no servía sólo para pasar un rato de relax a solas, sino que estaba creado para disfrutarlo en compañía de amigos y desconocidos, un lugar en el que disfrutar del sexo entre hombres con total libertad.

El chavalín enseguida se lanza a su boca para besarle y con la otra mano le agarra la porra por encima de la tela. Después de la boca, baja un poquito y se envicia con los pectorales y cada centímetro de ese torso musculado. Ante el cosquilleo de esa boquita succionadora, Goran echa su manaza por detrás y se la planta al chaval en todo el culo haciéndole gemir. Cuando Yoshi Kawasaki baja más todavía y le frota la cara en sus partes íntimas, con el dedo pulgar Goran se baja los calzones tirando de la mitad para abajo, dejando a la vista la base del rabo y el comienzo de los huevos de los que Yoshi se apresura a apoderarse plantando los labios hasta que Goran se la saca entera y empieza a pegarle la mamada con cabezazos.

A pesar de que es de un tamaño estándar, a Yoshi le cuesta tragársela hasta las pelotas, se queda con los labios a escasos centímetros de la base, con el capullo haciendo fuerza por su garganta para traspasarla y sentir la gloria. Goran lo coge con cariño de la barbilla y le planta un morreo para sentir el saborcito de su propio rabo. Qué fuerza aplica el búlgaro comiéndose el ojete. Le encanta verlo tan blanquito y suave y sin embargo con pelos en medio de la raja bordeando el agujero de entrada, perfecto para sentir ese cosquilleo inicial inigualable cuando la metes por primera vez, cuando los pelillos le dan un plus de gusto al rozarte cada poarte del tronco de la polla, aunque después de tanto meter se vuelva insensible a los roces tan sutiles.

Esa fuerza desmedida le encanta a Yoshi, sentir cómo los morros de un macho así le penetran hasta el fondo, los lametones por los cachetes del culo, el aliento de hambre que se le cuela por el ojete. Con el culo chorreando de saliva, Yoshi hinca las rodillas en el pavimento y le pega otra mamada a ese hombre para él desconocido. Dejándose llevar por el momento, Goran pone una manaza por detrás de la cabeza del chavalín y la atrae hacia su cuerpo obligándole a meterse toda la polla por la boca.

Arrodillado sobre el banco y con las piernas abiertas, Goran se cuela por fin en su interior. Yoshi va a desear que aquello no acabe nunca, la de veces que habría dado todo por tener a un macho musculoso y potente como ese dándole por culo y ahora ahí lo tiene, detrás de él culeando y haciendo fuerza perforándole el cuerpo, abrazándolo y notando el calor del contacto de los abdominales y los pectorales rozándole la espalda cosa fina.

Menos fino fue lo que ocurrió después, sin esperarlo. De tanto meter rabo y tanto vicio, Goran se puso en plan bruto y lo empotró contra las taquillas, poniendo un brazo a cada lado para que no escapase y pegándose bien al cuerpo del chavalín, empalándole todo el rabo por el culo y echándole el aliento de sus gemidos calentándole en la oreja. Alternando entre furia y relax, Goran se tumba como un rey sobre el banco por el que habrán pasado innumerables culazos, esperando que Yoshi haga el resto del trabajo montándose a caballito sobre sus piernas y ajustándose a su polla.

El chavalito se le sentó de frente, deslizándole el rabo por sus abdominales, después pivotó sobre su polla y pudo disfrutar de las vistas, con ese par de globazos acogiendo su rabo. En volandas y apoyado sobre los potentes muslos del macho búlgaro, Yoshi se pajeó la polla y se dejó ir por completo bañando de lefa el suelo. Goran pudo sentir los apretones del culito en su polla cada vez que metía una descarga.

Yoshi volvió a hincar las rodillas en el suelo esperando leche. Mientras Goran se pajeaba el rabo, él le comía el huevámen para ayudar a que le saliese antes la lefa. Cuando estaba a puntito de correrse, Yoshi abrió la boca y sacó la lengua a tope justo enfrente del cipote, recibiendo como recompensa miel blanquita surcando sus papilas gustativas. Antes de tragarse el semen, aprovechó hasta la última gota relamiendo la leche que resbalaba por los dedos de Goran y por la punta del rabo.

>> INTERRACIAL TIME WITH GORAN AND YOSHI ONLY AT FUCKERMATE.COM NOW

Goran-Yoshi-Kawasaki

>> INTERRACIAL TIME WITH GORAN AND YOSHI ONLY AT FUCKERMATE.COM NOW

Cerrar