[Sean Cody] El guapísimo rubito Davis se casca dos pajotes y se corre a lefazos follándose un cojín

Me encantan muchos de los chicos que presenta la productora Sean Cody, pero esta vez, al menos conmigo, han dado en el clavo totalmente con uno que no solo me gusta, sino que me lleva a desearle con todas mis ganas. Un tio que ya sólo con su mirada y su cara guapísima es capaz de ponerme el rabo duro, lo tiene todo ganado, independientemente de la sorpresa que guarde ahí abajo, que se convierte en algo secundario. Y si ya encima lo de ahí abajo me hace emitir un “hostia pedazo polla” al verla, entonces es cuando se convierte en uno de mis ídolos.

Davis, rubio, pelito corto repeinado y engominado aunque algo desordenado en la frente rollito malote y flipado, ojos claros de mirada penetrante capaz de traspasar la pantalla, hoyuelos en las mejillas, una sonrisa más que encantadora, abdominales marcados, pectorales de vicio, brazos con fuertes biceps entre los que me encantaría ser abrazado mientras me la mete. Algo tímido frente a la cámara, poco a poco va perdiendo la vergüenza de la primera vez y entonces se la saca de los calzoncillos y la deja en ángulo recto toda dura. Se me abre la boca y empiezo a salivar como los perros al verla, es enorme y larga, potente, un pedazo rabo exquisito de una buena pieza y que ligeramente se va haciendo más grueso desde la base hasta el capullo, perfecta para no cansarse nunca y hacerle de todo.

Se la coge y la deja caer con todo su peso haciendo que rebote y comienza una paja suave alternando con las dos manos, mirando lo grande que la tiene, se pone cachondo y nos pone a nosotros empleando los músculos de la entrepierna para moverla sin manos, alzándola y haciéndola bajar rebotando de nuevo. Se sienta en la silla con la espalda recostada, dejando reposar su gran polla sobre los abdominales, no para de tocarse, de pasarse las manos por la abertura de un culo peludo como las piernas, delicioso.

Completamente lubricadita hace algo que me vuelve loco y casi me hace correrme, se pone el pedazo pollón entre las palmas de las manos y empieza a darse un masaje pajero, arrastrando hacia arriba y hacia abajo la piel del pene, pasándola entre sus dedos, forzándola a bajar entera y después dejando que regrese a su posición lanzándose como una catapulta. La cámara se pone a la altura de su ombligo para que disfrutemos de ese momento como si nuestra cabecita estuviera ahí, sintiendo cómo todo ese pollón se pega un hostiazo contra los abdominales todo gordo y duro.

No puedo evitar pajearme porque el cuerpo me lo pide, pretendía aguantar hasta el final con él, pero me voy antes y me corro con lo que hace a continuación, tumbado sobre el suelo, con las piernas sobre el sofa, alza y baja el culo, las manos juntas y arropando con cariño entre medias su larga polla, sacando y metiéndola por la abertura simulando follarse un buen culo. Me imagino ensartado con todo eso dentro y lo disfruto como si fuese real vaciándome todos los cojones con mucho gusto. Me quedo meneándome la polla y disfrutando de ese tiarrón guaperas que me pone malo mientras él también se la menea hasta cascarse una paja a modo clásico y termina sacándose toda la leche con unos tiros impresionantes, unas hileras de semen que le salen disparadas hacia los pectorales, los abdominales y con esas últimas gotas que salen como un néctar delicioso por la raja de su rabo.

Se queda mojadito, lleno de lefa, con esa risa típica de tontos que nos entra a todos los tios después de corrernos, cuando nos quedamos aliviados y disfrutando de ese cosquilleo recorriéndonos el cuerpo. Se pone de pie y parte del semen cae al suelo, la cámara le recorre de arriba a abajo y entran ganas de relamerle todo, sobre todo de abrir la boca y hacerle una limpieza profunda a ese pedazo de polla que le cuelga toda gorda y casi interminable ya descargada.

Y por si nos parecía poco con una paja, aún hay Davis para gozar. Una ducha para regalarnos la vista admirando su cuerpo y su rabo menearse y vuelve a la acción poniéndose en posición de flexiones sobre el sofá, frotándose el rabo contra un cojín. Joooooder, me sale de todo por la boca al ver cómo lo hace, me encantaría estar en la posición de ese cojín para sentir eso recorriéndome por encima. El tio arrastra toda su polla larga por la tela, paseándola de una punta a la otra, a veces se le sale por un lateral y cae toda gorda hacia abajo, recupera la posición y vuelve a la carga.

Muchos de nosotros no podemos negar que nos hemos follado una almohada, frotando nuestra polla por encima, haciendo un hueco con las manos imaginando que la estamos metiendo por el culo. Davis nos regala ese momentazo a solas de un hombre y lo hace de una forma magistral que me obliga a correrme por segunda vez. Sin manos, dejándose llevar por el gustillo del roce, el chaval empieza a bombear leche por la polla expulsándola por el cojín y sobre le sofá. Una puta maravilla poder ver a una polla así, de un tio así de guapo, correrse sola y echando lefa. Espero que no tarden mucho para ponerle en una escena con otro tio, que lo estoy deseando. Imaginad lo mismo que le hace al cojín, metiéndolo dentro de un culo, la gozada que debe ser para el que lo recibe… uff, cómo me pone el cabrón.

>> ENTRA Y MIRA LAS DOS ESPECTACULARES PAJAS QUE SE AGENCIA EL GUAPÍSIMO DAVIS EN SU DEBUT PARA SEANCODY.COM

davis-sean-cody

>> ENTRA Y MIRA LAS DOS ESPECTACULARES PAJAS QUE SE AGENCIA EL GUAPÍSIMO DAVIS EN SU DEBUT PARA SEANCODY.COM

Mostrar más
Botón volver arriba