Apolo Adrii mete su larguísima y alucinante pollaza sin condón en el culazo de Valentin Amour | Lucas Entertainment

Bareback Auditions 17: Ready For Action

Fue en la terraza de la mansión cuando sucedió, en plena caída del atardecer que dejó el cielo inundado con una tonalidad azulada y un espectro de colores pastel en el horizonte. Mientras el resto de los invitados abrían el apetito entre brindis y piscolabis, el camarero Apolo Adrii salió al balcón a tomar un poco de aire despojándose de su pajarita y quedándose en camiseta blanca de tirantes.

Al verlo, Valentin Amour se separó del resto de invitados y decidió conocer mejor a ese chico que le estaba enamorando el corazón y el culo. La camiseta ajustada remarcaba perfectamente los músculos de sus brazos y sus pectorales. Estaba riquísimo. No les hizo falta intercambiar ni una sola palabra. Una mirada sostenida con los labios posados en la copa de cava, manos que iban a los paquetes, amoldando en los calzones las pijas que les crecían. Se notaba  ala legua que ese tio estaba deseando acabar de currar para follarse algún culo y si alguno tenía que follarse esa noche, Valentin quería que el suyo fuera el primero.

Ya esa carita le servía a Valentin para decidirse a regalarse entero a ese chaval, pero al agacharse, bajarle los calzones negros ajustados y descubrir que la tenía larga y bien grande, con unos buenos cojones, le entró un apetito insaciable que le hizo pasar de ser el anfitrión ideal vestido de punta en blanco a convertirse en un puto perraco devorador de pollas.

Le esnifó la tranca a la vez que paseaba los labios por encima y luego se la comió. Estaba caliente y muy dura y que fuera más gruesa a medida que se acercaba a la base, le obligaba a abrir la boca a base de bien. Se dio la vuelta y se bajó los pantalones por detrás para mostrarle su bonito culazo. Adrii fue a echar mano al bolsillo de los pantalones en busca de un condón para ponerse el chubasquero. Valentin le cogió de la muñeca. La quería desnudita, sentir ese buen pedazo de carne potente en su interior con todo su calor.

Se tiraron un buen rato follando sin que nadie les echara de menos. Valentin se puso a cuatro patas en la terraza y dejó que ese machote le enchufara toda la polla penetrándole de arriba a abajo. El campeón se lo había ganado por ser tan guapo, estar tan bueno y encima estar tan bien dotado. Le dejó comportarse con él todo lo animal que podía llegar a ser. Se vistieron como buenamente pudieron, lo justo para pasar entre la multitud y dirigirse a una habitación donde pudieran estar más cómodos. Allí siguieron follando y Valentin le comió toda la lefa después de cascarle una buena paja.

VER BAREBACK AUDITIONS 17 EN LUCASENTERTAINMENT.COM

VER BAREBACK AUDITIONS 17 EN LUCASENTERTAINMENT.COM

Mostrar más
Botón volver arriba