Tendencia

Gitano Silva empotra a pelo el mullidito ojete del culazo de Andy Star con su larguísimo y duro rabo | Kristen Bjorn

Casting Couch #449

Algo le dice a Andy Star al mirar a los ojazos verdeazulados del atractivo Gitano Silva, que ese chicarrón de cuerpo bronceado y fibradito no necesita un casting porque con su sola presencia ya lo ha pasado de calle. Tampoco le parece un principiante al uso. Otros tardan en arrancar unos cuantos minutos, pero ese moreno ya tiene la pija más dura que una roca, tanto que consigue levantar el lateral de la tela de los calzones por el lado de la cadera.

Con lo que le gustan los rabos grandes, hasta Andy se pone nervioso. Por un momento no se deciden en ver quién la lleva primero. Los dos se ponen de pie, se sacan los rabos y se los acarician cruzando suaves pajas, a la vez se ponen de rodillas en el colchón. Finalmente Andy cede, se inclina y agacha la cabeza en un gesto de sumisión, atrapa con la boca el generoso cipote de ese zagal y se come su pirula larga con tantas ganas que la saliva fluye de su boca chorreando por el rabo y por sus gordos, enormes y bailongos huevazos.

Alargando un brazo, Gitano soba el culazo que se va a zumbar. Es enorme, es grandioso, es espectacular. Pasa el dedo más largo de su mano por su raja y acaricia el ojete por el que ha visto entrar tantas pollas. Se le pone más dura y firme todavía al pensar que él será uno de los que podrá penetrarlo y descubrir todos sus secretos. Al sentir la polla más dura dentro de la boca, Andy se resiste a soltarla y Gitano está tan cachondo ya que le agarra por detrás de la cabeza y le folla la boca. Andy abre bien los ojos, menos cuando ese cabrón se la cuela por la garganta, porque le encanta ver unos huevazos grandotes y colgando meciéndose entre las piernas de un hombre.

Como un perro, Gitano se coloca detrás de Andy y le huele el culo. Huele a amor del bueno. Cuela los morros y se vuelve loco ahí dentro, dándole bien con la lengua y escupiendo en un agujero apretado que en apariencia es estrechito. Pero Gitano sabe que no lo es, que en cuanto le meten una buena polla como la suya, la acoge en su interior con todos los honores.

Por un segundo se echa hacia atrás y observa esas nalgas. Todavía conservan la marca del moreno de los speedo. Un culo así de grande, redondo y blanquito le pone a tono. El agujerito del culazo de Andy tiene la inteligencia emocional por las nubes. Es sentir el calor de una minga acariciando su entrada y abre sus puertas dilatando un par de centímetros. Aunque la de Gitano tendrá unos cinco o más de diámetro, aprovecha el hueco y se la mete.

Joder, por un momento al sentirla tan atrapada en un lugar tan mullidito casi se corre. Se adivina en sus gestos y en sus gemidos que casi le preña. Andy que es el experto intenta ayudar, pero Gitano no sabe si lo que está haciendo sirve de algo o más bien empeora las cosas, porque el que Andy culee hacia atrás y ver ese precioso trasero bombeando su nabo, hace que le suba la leche.

No han empezado siquiera y ya le tiene sudando. Si sigue dejando que Andy lleve las riendas, se va a correr de un momento a otro, así que decide cambiar las tornas y hacer lo que mejor sabe, reventar culitos. Follando no hay quien le gane. Cualquier tio desearía tener a ese empotrador dándole por culo o encima de su cuerpo dándolo todo, con esos musculazos destacando en ese cuerpo delgadito en plena acción, viendo su concentrada cara de follador nato con esos ojazos de fiera mirándote fijamente.

Es casting llega a su fase más dura y complicada. Gitano sabe que no va a ser fácil, pero lo afronta con confianza. Es el momento de que Andy cabalgue sobre su enorme polla, de que se la pajee de nuevo con ese culazo que tiene, pero esta vez sintiendo las palizas de su rabo y sus pelotas en el abdómen. Andy tampoco se lo pone nada fácil, tragándose con el ojete todo su mango de principio a fin, sentándose encima de sus pelotas, sin agarrarse el pene para que le rebote bien encima, dejando que Gitano observe su musculado cuerpazo, su bonita cara y sus ojos.

Si bien Gitano al principio hace gestos negando con la cabeza, sintiendo que se va a dejar vencer de un momento a otro, se concentra mirando a Andy y termina pasando la prueba con sobresaliente, incluso tomando el mando de ese culazo tragón y empotrándolo desde abajo con unas buenas enculadas para dar el golpe de gracia.

Pasada la prueba de fuego, el trabajo de Andy ya está hecho. Ya sólo le queda tumbarse, abrirse de piernas y disfrutar de ese tio y de su auténtica forma de follar. Le encanta su cuerpazo, le pone una pierna encima del hombro y se empieza a cascar un pajote mientras siente su larga pija penetrando su agujero. Le mira una vez más de arriba a abajo y todo le gusta de él. La tiene mirando hacia el muslo cuando se corre y se ensucia la pierna con la leche.

Gitano le agradece que se haya corrido primero porque ya no aguanta más las ganas de darle todo su amor. Saca la polla de su mullidito agujero, se la pela con fuerza y le deja el pandero lleno de mecos. La vista de ese culazo mojado con su leche le hace inclinarse y lamer su propia lefa ensuciándose los morros. El semen se le queda colgando por la boca y la barbilla cuando se pone firme para inundar de nuevo ese hueco con su polla recién corrida. Se inclina sobre Andy, le mira fijamente a los ojos y le da un beso dejándole probar. Cuando se apartan las bocas, una hilera de leche todavía les une por unos breves instantes, hasta que se descuelga.

VER A GITANO Y ANDY EN KRISTENBJORN.COM

VER A GITANO Y ANDY EN KRISTENBJORN.COM

Mostrar más
Botón volver arriba